Sentir dolor en la espalda se ha vuelto un mal común de varias personas que está motivado por diversos factores, en algunos casos se prueban tratamientos caseros mientras que en otro un profesional es el encargado de ayudar a superarlo.

Existen al menos tres tipos de dolores comunes de espalda: lumbalgia, dorsalgia y cervicalgia. Estos están condicionados de acuerdo con la ubicación de la dolencia en la zona dorsal.

Me detectaron colesterol alto, ¿qué debo hacer ahora?

En el caso de la dorsalgia, esta se ubica en la zona posterior del tórax, entre los omóplatos y debajo de los hombros. Este es un dolor agudo que puede llegar a sentirse solo de un lado o en ambos y que se podría presentar de forma constante y progresiva.

Todo dolor en la espalda está motivado por una causa y un traumatólogo es el especialista encargado que identificará el factor que está motivando el malestar, puede ser por lo siguiente:

  • Mala postura durante demasiado tiempo, giros bruscos o exposición al frío
  • Escoliosis
  • Estrés
  • Enfermedades autoinmunes como artritis reumatoide
  • Puntos gatillos miofasciales

La clínica Mayo indicó que hay factores de riesgo que pueden aumentar la posibilidad de que se presente el dolor de espalda y estos son la edad, falta de ejercicio, sobrepeso, levantar objetos de forma inadecuada, enfermedades, entre otros.

Envejecimiento prematuro de células, uno de los factores de la esclerosis múltiple

Para el tratamiento de estos dolores, el profesional buscará aliviarlos a través de antinflamatorios y derivar con un terapeuta que brinde una rehabilitación que puede estar acompañada de masajes o terapias de calor, dependiendo de la situación que presente el paciente. Recuerde siempre acudir con un especialista para evitar que se agrave la situación con terapias no aprobadas. (I)