El coeficiente intelectual es un estimador científico utilizado para medir la inteligencia de una persona. Hay investigaciones que apuntan que tener un coeficiente alto no te hace más inteligente.

Hacer deporte y dormir bien son dos formas sencillas para contribuir a mejorar el estado de nuestro cerebro.

El sitio web Super Scholar ha señalado ciertas actividades que pueden ayudar a ser más inteligente.

Lectura

Leer es un signo que se asocia con la inteligencia. Muchas personas brillantes han sido grandes lectores. Warren Buffett invierte el 80 % de su jornada en la lectura, Elon Musk aprendió a “construir cohetes” leyendo, Bill Gates lee 50 libros al año y Mark Zuckerberg lee uno cada dos semanas.

Leer permite aumentar vocabulario, la ortografía, además de ampliar el conocimiento con cada lectura.

Hablar en público

Algo que caracteriza a la mayoría de personas inteligentes es su capacidad de exponer su conocimiento. Para evitar que los nervios nos jueguen una mala pasada, preparar y ensayar lo más posible el discurso resulta esencial, según aconseja el blog para profesionales de la Universidad de Harvard.

Cálculo mental

Una persona inteligente debería tener cierta agilidad y facilidad con los números. Para lograr calcular mentalmente de manera más fluida, lo más obvio es empezar a realizar operaciones matemáticas de manera “manual”.

Escritura

Escribir bien es sin duda una habilidad propia de personas inteligentes. Parece raro imaginar una mente brillante incapaz de expresarse de manera escrita. Es más, estas grandes mentes suelen ser autoras de numerosos escritos.

A la hora de mejorar nuestra redacción, algunos consejos sencillos pasan por revisar siempre los escritos, buscar la forma más breve y clara de contar algo y prestar mucha atención a la sintaxis (estructura de las frases) y precisión del vocabulario. Y por supuesto, tener presente en todo momento el objetivo y finalidad con la que está siendo escrito el texto.