La investigación realizada por Shokrollah Elahi, de la Universidad canadienses de Alberta, reveló que las mujeres y los hombres presentan diferentes respuestas a ciertas enfermedades, como la anemia.

La anemia es una condición en la cual una persona no cuenta con la cantidad suficiente de glóbulos rojos maduros que transporten oxígeno por el cuerpo, y el estudio publicado en la revista Frontiers in Immunology demostró que las mujeres están más predispuestas a tener anemia.

Una mayor cantidad de glóbulos rojos inmaduros en la sangre puede llevar a desarrollar anemia.

Según el portal MedicalXpress, esto se debe principalmente a que las mujeres cargan con más glóbulos rojos inmaduros en su sistema circulatorio que los hombres. Además, el ciclo menstrual, el embarazo y el parto son factores que incrementan la posibilidad de desarrollar anemia.

“En particular, la proporción de estas células se expande en mujeres anémicas y estos glóbulos rojos inmaduros, a cambio, inhiben el sistema inmunológico, lo que hace que las mujeres sean más susceptibles a las infecciones”, explicó Elahi. El riesgo de infecciones aumenta significativamente después del periodo, demostró el estudio.

El exceso de cansancio es uno de los signos que se presentan cuando se padece anemia. Imagen: Pexels

“En el pasado, tratábamos a hombres y mujeres de la misma manera, pero en los últimos años se ha prestado mucha atención al papel del sexo en las respuestas inmunitarias, ya que ambos responden de manera diferente a la misma enfermedad o tratamiento”. Elahi espera que los estudios futuros identifiquen los factores precisos asociados con las diferencias sexuales en las respuestas inmunitarias.

“La comprensión de estos mecanismos definirá nuevas estrategias importantes para la prevención y el tratamiento eficaz de las enfermedades relacionadas con el sistema inmunológico”, dijo.

En los años recientes, el sexo de la persona es un factor que tiene más consideración durante un examen o tratamiento médico, pues se sabe que este influye en la respuesta del sistema inmunológico a enfermedades infecciosas o autoinmunes.

“Los hombres y mujeres tienen diferentes fisiologías y sistemas inmunes. Por lo tanto, se debe tomar en cuenta estas diferencias desde el comienzo de cualquier investigación médica”, declaró Elahi. (I)