El hígado cumple una amplia variedad de tareas imprescindibles para el correcto funcionamiento del organismo. Es por esto que es importante mantenerlo sano. En este sentido, la medicina alternativa tiene varias propuestas interesantes.

Conoce cinco alimentos que ayudan a prevenir el hígado graso

Algunas de las enfermedades más comunes que afectan al hígado son la cirrosis, la hepatitis, la enfermedad del hígado graso no alcohólica y la enfermedad del hígado graso por el consumo de alcohol.

Plantas medicinales

Cardo mariano

En algunos sitios se lo conoce como el “guardián del hígado”. Un estudio de la Asociación Médica ABC confirma que el cardo mariano tiene efectos hepatoprotectores y que ayuda a depurar el hígado y la vesícula biliar. Se recomienda utilizarlo a través de infusiones o ensaladas.

Publicidad

Alcachofa

Según datos de la Fundación Española de la Nutrición, la alcachofa aporta cierta cantidad de proteínas, fibra, fósforo, potasio, esteroles y cinarina. Esta planta apoya los procesos de digestión y depuración.

Al consumir esta verdura ayuda en la digestión de alimentos grasos y se considera que puede colaborar en la descongestión del hígado. También contribuye a reducir los niveles de colesterol debido a su riqueza de fibra. Por ello, se cree que las alcachofas benefician a las personas que padecen enfermedades funcionales y orgánicas del hígado, vesícula biliar y vías biliares, así como en los trastornos digestivos.

Menta

El aceite de la menta se suele utilizar para el alivio de diversas cuestiones, como náuseas, vómitos, acidez, diarreas, pesadez, dolor y malestar estomacal. El sitio especializado Animal Gourmet recomienda su uso para proteger el hígado.

Es importante recordar que el consumo de estas hierbas debe estar siempre autorizado por el médico previamente para evitar reacciones adversas y molestias.

Publicidad

Cúrcuma

Las propiedades medicinales de la cúrcuma se relacionan con la protección de enfermedades hepáticas como el hígado graso, la hepatitis, la cirrosis o los problemas de la vesícula biliar.

La cúrcuma es uno de los mejores alimentos para eliminar las toxinas que se quedan atrapadas en la sangre y el hígado. Las bondades de esa especia se relacionan a la protección de enfermedades como hígado graso, hepatitis o cirrosis.

La curcumina tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Para ello, se recomienda un té que se logra con agua llevada a ebullición, enseguida agregar 1/2 cucharadita de cúrcuma en polvo, una pizca de pimienta negra y 3 rodajas de limón. Dejar hervir por 10 minutos. Cernir y beber. (I)