La pérdida de la memoria es el olvido inusual y puede presentarse por un corto tiempo y luego resolverse. Existen otros casos en elos que es permanente y, dependiendo de la causa, puede empeorar con el tiempo.

De acuerdo a los datos revelados por Bright Focus Foundation se cree que en todo el mundo hay 46,8 millones de personas que viven con la enfermedad de Alzheimer u otras demencias. Para el 2030, si no se dan descubrimientos novedosos, veremos un aumento, alcanzando casi los 74,7 millones.5 Para el 2050, las tasas podrían superar los 131,5 millones.

No existe una guía para cuidar a las personas con esta condición, y en general, se presentan muchas dudas. El Centro Internacional sobre le Envejecimiento a compartido algunas recomendaciones sobre como cuidar a estas personas.

Las personas necesitan basarse en la realidad. Cuando alguien tiene pérdida de memoria, suele olvidar cosas importantes. Cuando le recordamos esta pérdida, le recordamos también el dolor de esa pérdida. Cuando alguien quiere ir a casa, tranquilizarle diciéndole que está en su casa suele provocar una discusión. Redirigirlo y pedirle que le hable de la persona por la que ha preguntado o de su casa es una mejor manera de calmar a una persona con demencia.

Llegar a acuerdos no funciona. Si le pides a tu ser querido que no haga algo nunca más, o que se acuerde de hacer algo, pronto se olvidará. Para las personas en las primeras etapas de la demencia, dejar notas como recordatorios puede a veces ayudar, pero a medida que la enfermedad avanza, esto no funcionará. Pasar a la acción, reorganizando el entorno, en lugar de hablar y discutir, suele ser un enfoque más exitoso.

Los médicos a menudo necesitan ser educados por ti. Es importante que le cuentes al médico lo que ves en casa. El médico no puede darse cuenta durante un examen de que tu ser querido ha estado despierto toda la noche dando vueltas.

No puedes hacerlo todo. Está bien aceptar ayuda antes de desesperarse.

Es fácil sobrestimar y subestimar lo que puede hacer tu ser querido. A menudo es más fácil hacer algo por nuestros seres queridos que dejar que lo hagan por sí mismos. Sin embargo, si lo hacemos por ellos, perderán la capacidad de ser independientes en esa habilidad. (I)