El alcohol se ha vuelto una de las herramientas de mayor uso durante la pandemia del COVID-19. Antes de esta, era un producto infaltable en botiquines del hogar y lugares en general, como trabajo o estudio.

Esta sustancia dejó de ser usada para la limpieza de heridas y se convirtió en un aliado para la desinfección de objetos; en algunos casos se emplea sobre las personas. Sin embargo, mantenerla años guardada y reutilizarla después no es recomendable.

Estos hábitos de limpieza y desinfección deben seguir en el hogar tras un año de pandemia

Si no se ha fijado, los envases cuentan con una fecha de caducidad o de expiración. La bioquímica farmacéutica María Angélica Reyes, del Colegio de Químicos, Bioquímicos y Farmacéuticos de Pichincha, explica que lo que sucede con el alcohol es que se establece una fecha más precisa para la terminación de vida útil.

Un estudio determinó que los geles desinfectantes sin alcohol también son eficaces contra el COVID-19. Foto: Pixabay

La especialista aclara que el alcohol antiséptico se utiliza en tejidos vivos y está al 70 %, por lo que se puede conseguir fácilmente. También hay el isopropílico, cuya concentración está al 96 % y se utiliza a nivel industrial, ya que es muy volátil, además de que se usa para superficies.

Publicidad

“Realmente es por un tema de evaporación. El alcohol es un producto volátil, se evapora; y cuando nosotros manejamos una botella, dependiendo del empaque, si el producto ya fue abierto para el uso, el producto se evapora y al irse evaporando su grado alcohólico baja, y después no tenemos lo que buscamos: que sea un producto antiséptico. Esa es la razón por la cual tiene una fecha de caducidad”, refiere Reyes.

Para establecer una fecha de caducidad para un producto farmacéutico, explica, este debe ser sometido a prueba de estabilidad y de ciertas condiciones de estrés para ver su comportamiento en el tiempo a través de modelos matemáticos, lo que hace extrapolar y tener un periodo preciso de la vida útil.

Este no es el único aspecto para tener en cuenta, también lo serán las condiciones en las que esté el producto. Por ejemplo, si está en un lugar donde hace calor, este se evaporará mucho más rápido.

Sustancias a base de cloro para desinfectar superficies: recomendaciones de gremio químico para reducir contagios del nuevo coronavirus

“Las personas no tienen que sentirse nerviosas de que cada momento que abran el frasco de alcohol se va a evaporar, porque estamos garantizando en un proceso industrial-farma que con las pruebas de estabilidad que generamos le estamos dando una fecha lo más precisa posible a que el producto va a tener su fecha de caducidad y vida útil”, añade.

Uno de los “errores” comunes que se cometen con el alcohol al 70 % es disolverlo con agua para “extender” su duración. Reyes señala que lo que se ocasiona con esto es diluir su grado de eficiencia; que las formulaciones de los productos que se comercializan son precisas, por lo que modificarlas disminuye su vida útil y provocará una evaporación más rápida.

El alcohol se utiliza para la desinfección de manos en algunas ocasiones. Foto: Pixabay

La especialista recomienda que, si el alcohol antiséptico con el que cuenta aún tiene una gran cantidad, lo podría mezclar con uno nuevo para que no se “desperdicie” el primero; aunque hace un llamado a estar atentos a otras combinaciones que se le han hecho al producto, que harían que se contamine más rápido al tener adheridas otras sustancias, como fragancias y hasta geles, por lo que hay que cerciorarse de su fecha de caducidad. Además de usar productos que tengan un sustento técnico para la desinfección, conociendo sus efectos.

“No hay nada que remplace el agua y el jabón... Normalmente los productos que tienen alcohol se los guarda bajo temperaturas no muy calientes, menores a 30 grados si es posible; (hay que) manejarlos en un lugar en que no les dé la luz solar, para evitar que se evaporen y pierdan eficacia”, añade.

Una última recomendación es tener cuidado con el alcohol que se deja dentro del auto, ya que este se evaporará al alcanzar altas temperaturas y por la combustión del auto o si alguien fuma podría incendiarse, ya que es un producto inflamable. (I)