El parlamento portugués ha aprobado nuevas leyes laborales para dar a los trabajadores un balance más saludable entre vida y trabajo, y para atraer a los nómadas digitales a su país. Los empleadores podrían enfrentar penalizaciones por contactar a sus colaboradores fuera de las horas de trabajo, de acuerdo a la nueva legislación.

Los nómadas digitales aprovechan la flexibilidad del trabajo remoto para vivir viajando. Ecuador se propone ser el primer país sudamericano en expedir visas para nómadas digitales, para captar también parte de esa oferta laboral.

Las nuevas leyes portuguesas, aprobadas el pasado 7 de noviembre, trata de seguirle el paso a la expansión del trabajo en casa después de lo más pesado de la pandemia por coronavirus, de acuerdo a declaraciones del partido de gobierno.

Otras de las medidas incluyen que el empleador pague el exceso de las cuentas domiciliarias, como la electricidad y la calefacción. También se debate impedir el monitoreo del hogar, así como asegurar que los trabajadores se reúnan con sus jefes cada dos meses, para combatir el aislamiento.

Tranvía en una calle de Lisboa, Portugal. El país europeo desea atraer a trabajadores remotos y nómadas digitales. Foto: Shutterstock

No todas las propuestas diseñadas lograron la aprobación del parlamento, por cierto. El “derecho a desconectarse” (a apagar los dispositivos de trabajo) no alcanzó los votos necesarios.

“La pandemia ha acelerado la necesidad de regular lo que necesita ser regulado”, dijo la ministra de Trabajo y Seguridad Social, Ana Mendes Godinho, durante la Cumbre Web de Lisboa, este mes.

“El teletrabajo puede ser el cambio que esperábamos, si aprovechamos sus ventajas y reducimos los puntos en contra. Consideramos que Portugal es uno de los mejores lugares en el mundo para que los nómadas digitales visiten y los trabajadores remotos escojan para vivir, y queremos que vengan”, expresó la funcionaria.

La tasa de desempleo en ese país europeo disminuyó seis décimas en el tercer trimestre de 2021, con respecto al anterior, hasta situarse en el 6,1 % con 318.700 personas, según los datos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística luso. (I)