Con vehículos que recorren la ciudad para asuntos logísticos y entrega de ciertos productos, los directivos de una empresa porteña evaluaron los gastos anuales que demandaba tener una flota propia. Tras las evaluaciones de los rubros que destinaban para mantenimientos, reparaciones, stock de repuestos y otros, llegaron a la conclusión de que para su giro de negocio era mejor rentar una pequeña flota.

De esa manera decidieron acoger el modelo de renting, un esquema con el que arriendan unidades a una compañía y las usan como si fueran propias pagando un canon. Así, por ejemplo, cuando se daña una unidad o debe entrar a mantenimiento, la empresa dueña del carro asume esa labor y entrega una unidad sustituta hasta que se remplace la afectada.

En Ecuador, unas 480 empresas usan el modelo de renting para alquilar flotas o unidades con fines corporativos. Este servicio de flotas para empresas comenzó a tomar fuerza desde el 2008 cuando aparecieron firmas que se enfocaban en esta línea de negocio.

Mauricio Peña, ejecutivo de Corporent, gremio que reúne a empresas de renting, sostiene que entre el 2010 y el 2019, la renta de vehículos tuvo un crecimiento promedio anual del 10 % en el país.

Publicidad

Por la situación económica y la pandemia, como en otros sectores, el mercado de renting ha registrado una contracción, con una disminución promedio anual del 25,81 % en las ventas del sector en estos dos últimos años.

Ventas en sector de renting, enero-mayoen millones de dólares
2019123,92
2020100,90
202167,57
Fuente:<b> </b>Corporent

Peña sostiene que pese a la situación que desencadenó la pandemia, las empresas han encontrado en el modelo de renting una alternativa que les permite generar ahorros y aportar en la generación de valor al liberar recursos financieros que los destinan a inversiones directamente relacionadas con su giro de negocio.

Al momento, la flota que manejan las empresas de este sector alcanza las 7.000 unidades, entre autos, camionetas, SUV, y hasta unidades de 3,5 toneladas. Se estima que la industria genera 1.000 plazas de trabajo directo.

Autos, camionetas, SUV, y hasta unidades de 3,5 toneladas forman parte de las flotas de renting. Renting Pichincha cuenta con una flota que supera los 1.700 vehículos. Cortesía

Las compañías que rentan flotas establecen el canon de arrendamiento en función de varios parámetros, como el modelo, gama y precio del vehículo; el plazo del contrato, que puede ir desde 1 año hasta 5 años; el kilometraje a recorrer mensualmente, y el terreno por el que circulará.

Con esa variables, las tarifas que se consiguen en el mercado local por la renta de unidades oscilan entre $ 400 y $ 650 mensuales, según la empresa.

El canon de arrendamiento, por lo general, incluye mantenimientos preventivos y correctivos predecibles, matrícula, seguro, y unas firmas ofrecen dispositivo de telemática que entrega informes completos y en línea sobre el uso del carro.

Publicidad

Santiago Robayo, gerente de región Costa de Mareauto, una de las empresas en el rubro de renting que cuenta con más de 2.500 vehículos en Ecuador, señala que esta es una modalidad aplicable prácticamente a todo tipo y tamaño de empresas, pues se adapta bien a cualquier actividad.

“Durante la etapa de pandemia el renting ha jugado un papel muy importante en el desarrollo de los negocios. A pesar de las cuarentenas, los negocios han necesitado incrementar su capacidad de respuesta y movilización para atender las demandas del mercado”, sostiene.

¿Cada qué periodo una empresa puede cambiar el vehículo en renting? Esteban Granizo, gerente de Renting Pichincha, empresa con una flota de más de 1.700 vehículos, explica que de acuerdo con la normativa actual, la máxima antigüedad permitida para la renta de vehículos es de cinco años.

Pero las empresas que optan por el modelo de arrendamiento establecen los periodos de renovación de estos que generalmente están entre 2 y 5 años.

Granizo sostiene que firmas de consumo masivo, distribución, empresas agrícolas y farmacéuticas están entre las que más usan este modelo de renting.

El sector público ha incursionado lentamente en el modelo de renta de vehículos, aunque las empresas perciben que la demanda va en crecimiento.

Una reforma que beneficia al sector industrial

Las reformas a la Ley de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial aprobadas en este semestre eliminaron un requisito que limitaba la renta de unidades en el sector industrial.

Mauricio Peña, ejecutivo de Corporent, sostiene que las reformas eliminan una restricción del mercado que impedía que empresas industriales transporten sus bienes en vehículos rentados. Esto, según Peña, era una “restricción inconstitucional”.

Con esto se posibilita que las empresas de producción opten por la renta de vehículos en lugar de invertir en la adquisición de vehículos nuevos.

Peña afirma que esto significará importantes ganancias en la eficiencia, productividad y mejorará sustancialmente la estructura financiera de las empresas, pues se estima que la renta de vehículos genera un ahorro de aproximadamente el 15 % en los costos administrativos de las compañías. (I)