NOTICIAS

Publicidad

El Gobierno busca implementar un plan piloto en abril para la focalización de subsidios. Foto Archivo Foto: JESUS ALAVA

Publicidad

Actualizado el 

El Gobierno deberá pagar en 2024 al menos $ 7.799,56 millones por subsidios tanto de combustibles como para el sector social. Así lo revela la proforma presupuestaria de 2024, que ahora mismo está siendo analizada en la Asamblea Nacional y que deberá tratarse en menos de 30 días.

De acuerdo a las cifras, de ese millonario monto, $ 3.042 millones van destinados a los subsidios de combustibles. El mayor rubro se lo lleva el diésel con $ 1.506,41, seguido del GLP con 737,20 millones y en tercer lugar $ 631,08 millones de gasolinas o naftas. Entre tanto, también se pagan $ 135,6 millones de otros combustibles y $ 82,38 millones por fueloil.

El alto costo de los subsidios es un tema de debate y en estos días el Gobierno ha dicho que buscará la focalización de estos. Sobre el tema, Ivo Rosero, presidente de la Cámara de Distribuidores de Derivados de Petróleo (Camddepe), explica que solo en 2023 se pagaron $ 3.200 millones por subsidios a combustibles y advirtió que su gremio no se hará responsable del fracaso de la focalización como lo está pensando el Gobierno.

Publicidad

Es que las autoridades del ramo han hablado de que la primera semana de abril se daría la implementación de un plan piloto a través de una plataforma tecnológica. Sin embargo, Rosero la considera inaplicable, justamente por la falta de tecnología en todos los rincones del país. Explicó que seguramente se hará el piloto en alguna que cumpla todas las condiciones y ahí sí funcionará, pero no se garantiza que se pueda aplicar en las 1.200 gasolineras del país. Ellos insisten en la alternativa de una tarjeta magnética con la que puedan comprar el combustible subsidiado y una billetera electrónica.

Rosero también se quejó de que la ministra Andrea Arrobo vuelva a citar los mismos estudios que ya se hicieron en el Gobierno anterior con el Banco Mundial sobre la focalización y una posible alza del margen de comercialización. Sin embargo, en esta ocasión no se habla de dicha alza, que para los distribuidores es necesaria. Explica que llevan 21 años sin que ese margen sea revisado.

Otra sugerencia, dice Rosero, a fin de que el Estado baje los costos de los subsidios en combustibles sería que se haga un blending y se cree una nueva gasolina de 90 octanos a menos de $ 3 y que pueda ser vendida al público en general. Para presentar todas estas propuestas, los gasolineros insisten en tener una reunión urgente con el presidente de la República. Les llama la atención que no hayan sido tomados en cuenta para estas reuniones y sospechan que habría grupos de interés que prefieren ir por el camino de una plataforma tecnológica con costos millonarios, en vez de una solución sencilla y sin mayor costo para el Estado.

Publicidad

Por otra parte, Oswaldo Erazo, secretario ejecutivo de la Cámara de Distribuidores de Derivados, señaló que el Gobierno ha establecido un precio de importación de combustibles en la proforma de $ 94,7. Esta cifra estaría subestimada si se toma en cuenta que actualmente el precio está en $ 103,3 millones.

Entre tanto, el sector social también recibe un importante volumen de recursos por subsidios que tienen que ver con bonos, la Seguridad Social y dentro de ella el IESS, Isspol e Issfa, entre otros.

Publicidad

Así, según la proforma presupuestaria, este año se entregarían unos $ 3.082,29 millones a los tres sistemas de Seguridad Social. Mientras tanto, se destinarán $ 1.548,78 millones a los bonos de desarrollo social y unos $ 41 millones para desarrollo urbano. Hay otros subsidios como desarrollo agrícola ($ 18 millones) y créditos productivos ($ 16,53 millones). (I)

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad