San Gabriel, CARCHI

En el sector de La Paz, parroquia ubicada a 41 kilómetros de Tulcán, se ejecutó un operativo y se identificaron en una vivienda 26 tacos de pentolita cilíndrica. La intervención militar se desarrolló con uniformados del Batallón de Infantería Mayor Galo Molina. El material estaba dentro de un saco de yute.

La pentolita es un alto explosivo compuesto utilizado para fines militares o en atentados que efectúan grupos al margen de la ley.

Publicidad

En Tulcán se inmovilizó un cargamento de cigarrillos de contrabando valorado en $ 71.230

Según indicó un militar, estos pertrechos regularmente ingresan desde el interior del país y son internados a través de varios sistemas hacia poblaciones fronterizas del sur de Colombia.

Víctor Paredes, subcomandante del Grupo de Caballería Yaguachi en Ibarra, explicó que el tráfico de pentolita y dinamita ha crecido en este año. Se estima que en Imbabura han sido aprehendidos, en el 2022, entre 200 y 250 unidades.

El oficial precisó que la dinamita aprehendida en vías rurales está dirigida para la minería ilegal en Buenos Aires, Imbabura. Mientras que la pentolita o dinamita capturada en la E-35, en jurisdicción carchense, va hacia los grupos armados al margen de la ley en Colombia.

Agregó, además, que la dinamita o explogel que tiene como destino las actividades mineras irregulares es usada para la apertura de bocaminas. En cambio, la pentolita es movilizada al sur de Colombia, donde suele ser empleada en morteros que usan cilindros de gas o en atentados contra la población civil.

Publicidad

1.700 kilos de cocaína fueron decomisados en la frontera norte de Ecuador

Los registros determinan que la mayoría de aprehensiones se han presentado en Imbabura, donde, según inteligencia militar, indígenas de comunidades identificadas son utilizados como “mulas” para movilizar estos elementos en buses interprovinciales o camionetas de servicio público hasta la frontera ecuatoriano-colombiana.

Los archivos del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) de Colombia señalan que varios ciudadanos ecuatorianos, oriundos del norte, cumplen penas en las cárceles de Ipiales, Pasto y Popayán, acusados de tráfico y abastecimiento de materiales de guerra.

Durante la acción en Carchi no hubo detenidos, informó Diego Hernández, comandante de la Brigada Andes. Las autoridades policiales y militares investigan el hecho para determinar hacia dónde iba dirigido el material explosivo y si esto formaría parte de una red que opera bajo el tráfico de explosivos. (I)