No es común acercarse al patio de comidas de un centro comercial y recibir una vajilla y cubiertos similares a los que se usan en casa: platos de cerámica, cucharas, tenedores y cuchillos de acero. Lo que suele suceder en estos lugares es que sean desechables, de plástico, que, pasada la hora de la comida, van a parar a los tachos de basura.

Sin embargo, desde el pasado 28 de septiembre, el centro comercial El Jardín, ubicado en el centro norte de Quito, ha apostado por un cambio radical en este sistema.

El 70 % de los locales de comida que funcionan allí -es decir, 14 marcas de restaurantes- sustituyeron el plástico por la vajilla reusable; mientras que el 30% mantiene los implementos de plástico debido a los estándares asociados a las franquicias.

Fue una sorpresa para Christian Valencia, un cliente que después de mucho tiempo acudió a ese patio de comidas. Primero, le llamó la atención la vajilla de cerámica y acero, pero enseguida comprendió que el objetivo de la iniciativa es la contribución ambiental.

Publicidad

Gabriela Muñoz, directora de comunicación del centro comercial, explicó que desde el inicio del proyecto se ha evitado la entrega de al menos 76.000 platos y cubiertos desechables.

Si bien esta práctica no ha eliminado el plástico al 100 %, sí permite la separación de residuos orgánicos e inorgánicos. Además contribuye a disminuir en algo las cerca de 2.400 toneladas de basura que produce Quito cada día.

Según la experta en manejo ambiental Francisca Jaramillo, el 65 % de la basura que producen en la capital son residuos orgánicos.

El proceso

En redes sociales, algunos usuarios mostraron cierta preocupación por la limpieza de una vajilla reusable; especialmente, por la pandemia de coronavirus que afronta el mundo.

Ante ello, los representantes de Mall El Jardín aseguraron que los clientes pueden ir con tranquilidad, pues tanto la vajilla de vitrocerámica como los cubiertos de acero inoxidable ingresan a una máquina especial de lavado que funciona a una temperatura de 95 grados centígrados.

QUITO (11-10-2021).- En el mall El Jardín implementaron el servicio de vajilla reusable para los clientes como medida para evitar el uso de plástico, aquí uno de los empleados realiza el lavado de la vajilla. Foto: Carlos Granja Medranda

Para esta tarea se creó un área destinada exclusivamente al lavado y desinfcción de la vajilla.

Publicidad

Separación de alimentos

La decisión obligó al centro comercial a cambiar buena parte de su logística. En el patio de comidas se instalaron miniestaciones, con la idea de promover la separación de los residuos. Esta es la segunda parte del proyecto, señaló Muñoz.

Una vez que los clientes terminan sus alimentos, tienen dos opciones. La primera: puede acercarse con su bandeja a una miniestación a dejar los residuos y, de paso, separarlos por su cuenta en tachos para los desechos orgánicos e inorgánicos.

La segunda alternativa, sobre todo para quienes no cuentan con el tiempo suficiente, es dejar la bandeja en otra estación más grande, para que un empleado del centro comercial realice el proceso de selección.

“El tema de las miniestaciones le ha gustado a la gente, porque les involucra y les hace parte de esta campaña que, ojalá, se espera sea replicada en las casas o en otros centros comerciales”, añadió Muñoz.

QUITO.- En el mall El Jardín implementaron miniestaciones para la separación de los residuos orgánicos e inorgánicos. Foto: Carlos Granja Medranda

Al final del proceso, todos los desechos son entregados a una empresa autorizada, que se encarga de enviar el residuo orgánico a granjas para hacer compost, una mezcla orgánica que sirve como abono.

Este proyecto no es nuevo en el país, la empresa Huella Verde, que es la que se encarga de la logística de la vajilla en El Jardín, ya implementó este proyecto en el Mall de Los Andes, en Ambato, en 2019.

Juan Pablo Viera, gerente de Inmobiliaria y Centros Comerciales de Corporación Favorita, aseguró que en el centro comercial de Ambato la gente sintió comodidad con este tipo de utensilios.

“Al inicio sí existía una pérdida de vajilla y cubiertos, pero ya se han tomado medidas para cuidar y concientizar a los clientes y colaboradores”, añadió.

Según datos del Mall de Los Andes, desde enero a agosto de 2021 hubo 850.541 ítems (platos, tazas y demás cubiertos) sometidos al nuevo sistema; es decir, un promedio de 106.317 cada mes.

Aquello permitió, afirmó el ejecutivo, que en el mismo periodo se hayan recolectado 24.480 kilogramos de residuos orgánicos, un promedio de 3.060 por mes. (I)