PORTOVIEJO-JIPIJAPA

El polvo sigue levantándose al paso de los vehículos en las vías alternas al colapsado puente sobre el estero Quimís, que cayó la tarde del pasado 14 de octubre. La medida era alternativa, pues se anunció que se trasladaría un puente Bailey desde el cantón Jama y que incluso se ejecutaría la construcción de un puente nuevo, cuyo costo sería de unos ocho millones de dólares.

“Aquí no hay puente ni de madera como prometieron, imagínese. Esto está horrible, y ya estamos a la puerta de un invierno. Ojalá las autoridades se pongan pilas y pongan el puente rápido”, reclamó Wilson Reyna, usuario de esta vía, parte del tramo principal de la ruta que enlaza a cantones del sur de Manabí con la provincia del Guayas.

Julio César Sabando, chofer de una unidad de la cooperativa Rutas Portovejenses, lamentó el estado vial de ese tramo, ubicado en el cantón Jipijapa, y dijo que espera que algún día intervengan.

Publicidad

Tras la caída del puente Quimís, Íngrid Briones, agente de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE), indicó que sobre esa estructura que colapsó ya se habían realizado informes viales de la condición del viaducto, que se encontraba en deterioro, pero que ya en lo posterior dependía del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP).

También Fanny Farías, coordinadora zonal 4 del MTOP, indicó tras la caída del viaducto que una vez que el puente destruido sea retirado se colocará un puente Bailey que está en el cantón Jama, el cual se lo habilitará hasta que se construya la nueva estructura sobre el estero Quimís.

El puente colapsado aún se mantiene en el lugar, sobre el estero del río Quimís, y del puente Bailey aún se desconoce su incorporación en el sitio donde se desplomó la estructura de unos 30 metros de longitud.

Farías señaló también que la obra por estructurarse forma parte de un crédito con el Eximbank, banco de origen chino, en el que también estaba incluida la reconstrucción de los puentes de Sancán, también de Jipijapa, y del de Lodana, en Santa Ana.

Vías alternas al viaducto colapsado en Manabí estarán como opción hasta que se ubique puente Bailey

En la comuna Sancán, ubicada a 11 kilómetros del centro de Jipijapa (y localidad vecina de Quimís), sus habitantes, en su gran mayoría dedicados a la agricultura y elaboración de tortillas de maíz con queso o chicharrón, sienten temor en caso de que el puente de su comunidad también colapse como el de Quimís.

Monserrate Pilay, quien se dedica a la venta de tortillas, dijo que tras la caída del puente de Quimís el transporte se limitó en esa zona, por lo que dejaron de vender sus productos.

Publicidad

“Uno nunca sabe lo que pueda pasar. No sabemos cómo esté el puente de aquí (de Sancán), pero ya se ve que algunos hierros sobresalen”, dijo Pilay.

En efecto, en uno de los costados del puente de Sancán ya sobresalen hierros. Esther Pibaque, otra moradora de Sancán, dijo que ya llevan algunos años reclamando para que se reconstruya el puente de esta localidad.

Desde el pasado jueves se buscó una entrevista con Fanny Farías, coordinadora zonal 4 del MTOP, y la unidad de comunicación de esa dependencia indicó que daría una entrevista vía telefónica este viernes, pero no se concretó pese a las insistencias.

Juan Francisco Núñez, gobernador de Manabí, en una consulta vía telefónica que concedió al canal Oromar TV, indicó que ya se cuenta con el presupuesto para construir el puente sobre el estero Quimís, obra cuyo costo supera los siete millones de dólares más el impuesto al valor agregado (IVA).

También el funcionario provincial dijo que en primera instancia se pensó ubicar un puente Bailey, pero luego del trabajo que realizaron varias instituciones para habilitar dos variantes a los costados del puente que se desplomó.

Núñez señaló que la próxima semana se convocará a un COE provincial para conocer y dejar encaminado el tema de la estructuración de los puentes. (I)