Ibarra

En Ibarra permanecen sin transporte público urbano ni rural. Los transportistas decidieron suspender las actividades la tarde de este jueves 28 luego que un Tribunal de Garantías Penales de Imbabura admitió las medidas cautelares presentadas por la alcaldesa Andrea Scacco respecto al incremento de $ 0,05 en el valor del pasaje (de $ 0,30 a $ 0,35).

La decisión que debía regir el próximo 1 de noviembre fue autorizada por el directorio de la Empresa Pública de Movilidad EP (Movildenor EP), pero no se concretará luego que la alcaldesa Andrea Sccaco interpuso una acción legal.

Las paradas de buses de esta ciudad están vacías, reduciéndose la movilidad debido a que más de 400 unidades dejaron de circular en las calles de la capital imbabureña. Los usuarios frecuentes y habitantes que viven en lugares dispersos están preocupados ante la falta de este servicio.

Publicidad

Marcelo Yépez, representante de las líneas del transporte intracantonal de la Mancomunidad de Tránsito del Norte, rechazó las acciones tomadas por la alcaldesa Scacco y el Concejo Municipal.

El dirigente justificó la aspirada alza que -según él- es provocada por la crisis que arroja el aumento de los combustibles y la canasta automotriz, y además las deudas que deja la pandemia de COVID-19. Él calificó al alza del costo del pasaje como una compensación que responde a un estudio técnico.

En el fallo del tribunal, divulgado la mañana del jueves pasado, se indicó que previamente a la aprobación de un nuevo valor del pasaje deberá existir un análisis sobre el estudio técnico aplicable a cada cantón.

A su vez, los ediles exigieron que sea la asamblea general de Movildelnor, integrada por 15 alcaldes, los que tomen la decisión y no el directorio.

En cambio, Luis Fernando Ruiz, gerente de Movildenor, indicó que presentaron un escrito ante el Tribunal Penal de Imbabura.

En el documento precisó que hay una reforma al estatuto aprobado por la mancomunidad en noviembre del 2018, que está en vigencia y que permitió al directorio tomar la determinación por unanimidad, brindando una compensación al costo del pasaje.

Publicidad

Ruiz dijo a este Diario que existían tres alternativas: la primera subir a $ 0,68 que arrojó el estudio técnico o la segunda que los buses no salgan a trabajar porque ya no es un negocio sostenible.

“Antes de la pandemia movilizaban 450 pasajeros por día y actualmente únicamente 220, el diésel además tenía un costo de $ 1,04 y hoy de $ 1,90; y la tercera opción que fue la que se aplicó con una subida de $ 0,05”.

Aclaró además que los incrementos están autorizados por la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) desde mayo anterior, habiéndose aprobado en Babahoyo, Cañar, Machala, Quito, Loja, Santo Domingo y en discusión en Esmeraldas.

Sobre la no salida de los buses este día dijo: “Hemos exhortado a los transportistas locales para que mantengan el servicio, ya que este tema debe resolverse en derecho, en un país donde la Constitución de la República debe primar ante todo”. (I)