NOTICIAS

Publicidad

Falta de pago a proveedores amenaza a los tratamientos de pacientes de la red pública de salud

En Los Ríos los pacientes de la red pública se podrían quedar sin diálisis y en Azuay faltan medicinas para enfermedades catastróficas.

Babahoyo, 11 de diciembre del 2021. En caso de no recibir las asiganciones que se les adeuda, los directivops de la institución analiza ya no otorgar el servicio. Foto: Cortesía (Katty Loor/El Universo). Foto: Katty Loor

Publicidad

A pesar de que el Ministerio de Economía y Finanzas asignó $ 150 millones para cumplir con los proveedores del Ministerio de Salud Pública (MSP), los administradores de los centros médicos que prestan sus servicios a los usuarios de la red pública siguen esperando el pago de obligaciones pendientes, que fueron heredadas del Gobierno anterior, según el actual régimen.

La falta de pago a los proveedores, así como la escasez de medicinas, la sufren los pacientes no solamente en ciudades grandes como Quito y Guayaquil, donde ya se han dado protestas, también en provincias como Los Ríos, donde están por quedarse sin servicio de diálisis, por ejemplo.

Es tanta la urgencia que los administradores de la tres unidades de hemodiálisis que operan en esta provincia, en los cantones Babahoyo, Ventanas y Vinces, planean conformar una comisión, viajar a Quito y pedir ser recibidos por la Comisión de Salud de la Asamblea Nacional para exponer la crisis financiera que están atravesando.

Publicidad

Carolina Estupiñán, administradora general de la Unidad de Hemodiálisis Los Ríos, asegura que ya son 19 meses los que el Estado, a través de los ministerios de Finanzas y de Salud Pública, les adeuda $ 4′210.452 por el servicio que brindan a más de 480 pacientes.

Esa cifra es la que se viene acumulando desde noviembre del 2019.

“Desde hace 19 meses no hemos recibido un solo dólar por parte del Ministerio de Finanzas, a pesar de las insistencias y un sinnúmero de gestiones que hemos realizado ante la coordinación Zonal de Salud, Gobernación de Los Ríos, etc.”, dijo Estupiñán.

Publicidad

Diana Estupiñán, administradora general de la Unidad de Hemodiálisis de Los Ríos. Foto: El Universo

La representante de la unidad mencionó que hasta ahora han podido sostenerse y atender a los pacientes que les deriva el sistema público con el pago que realiza el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) por atender a sus afiliados. Pero ya no pueden más.

“Ya la situación es preocupante, el personal administrativo está al día, pero ya no podemos más porque nuestros proveedores nos exigen sus pagos. Pedimos (al MSP) que nos cancelen para no dejar de atender a los pacientes, ya que tomando esta decisión ellos serían los más perjudicados”, expresa Estupiñán.

Publicidad

La situación es difícil a pesar de que la entidad ha contado con el apoyo de la Prefectura de Los Ríos para realizar el mantenimiento a las infraestructuras de la unidad matriz y hacer la ampliación de una de sus salas, que se encuentra ubicada en Babahoyo. Sin esa ayuda hoy el panorama sería peor.

Este medio consultó al departamento de comunicación de la Gobernación de Los Ríos, como representante del Ejecutivo en la provincia, sobre las solicitudes que desde la Unidad de Hemodiálisis han enviado para que se les cancele a sus proveedores, pero que, según ellos, hasta el momento no han tenido respuesta.

Dicho departamento informó que han solicitado a la coordinación zonal del MSP los estados de pagos a estas unidades y que están a la espera de esos informes. Pero hasta el cierre de la edición no se ha proporcionado la información requerida.

El MSP y el IESS anuncian masiva compra de medicinas para solucionar el desabastecimiento antes de finalizar el año

El Gobierno nacional dice que cumplirá con las empresas e instituciones que prestan servicios al MSP, entre las que están dializadoras, clínicas, hospitales, Junta de Beneficencia de Guayaquil, Sociedad de Lucha Contra el Cáncer (Solca).

Publicidad

También hay quejas contra el hospital del IESS de Ambato por falta de medicinas en sus instalaciones. “Ni siquiera hay Ibuprofeno”, decía el esposo de una usuaria afuera de ese centro, donde también faltan insumos para operaciones y los turnos para exámenes son lejanos.

Según Santiago Apunte, director Administrativo del hospital IESS Ambato, quien reconoció que no se tienen todos los medicamentos, la escasez tiene una explicación.

Luego del proceso de vacunación contra el COVID-19, las personas se han acercado de manera masiva al hospital para recibir atención por diferentes patologías, lo que ha generado que la rotación de medicamentos e insumos se consuman más de prisa. No se estuvo listo para esa demanda, admitió.

Esa casa de salud está al 71 % de abastecimiento de fármacos y al 73 % de insumos médicos, aseguró el funcionario, quien espera que con las últimas compras de este año se llegue al 90 % de las medicinas.

En Cuenca, el hospital Vicente Corral Moscoso, administrado por el MSP, es el más grande de la región austral. Allí se atiende un promedio de 825 pacientes al día en Consulta Externa desde que en agosto pasado, luego de un análisis epidemiológico de la ciudad tras la vacunación masiva contra el COVID-19, se reanudaron todos sus servicios. El personal médico recibe en promedio a otros 200 pacientes que llegan al área de emergencia.

Los usuarios no solo son de Cuenca y otros cantones de Azuay, también provienen de provincias vecinas e incluso recibe a miembros de colonias extranjeras, como la venezolana, que son alrededor de 15.000 solo en esta ciudad, según estudios de la Fundación Haciendo Panas.

A pesar de la masiva concurrencia de pacientes, que acudieron por cuadros de hipertensión; diabetes mellitus, fracturas, enfermedades del sistema digestivo, daños al hígado, entre otros padecimientos, según un cuadro estadístico interno, en este hospital no hay mayores reclamos por medicinas.

María José Vázquez, directora del Vicente Corral Moscoso, eso es porque tienen el 80 % de los medicamentos del cuadro básico disponible en sus bodegas, y la meta es alcanzar el 100 % en los primeros meses de 2022.

En el hospital Vicente Corral Moscoso de Cuenca se atiende un promedio de 1025 pacientes diarios entre Consulta Externa y Emergencia. Foto: Johnny Guambaña

En este año, el presupuesto de este hospital fue de $ 34 millones, monto que Vásquez espera se mantenga para el 2020, lo que les permitirá implementar proyectos como la UCI pediátrica y UCI para adultos, como una prioridad para mantener la calidad de atención.

En el hospital del IESS José Carrasco Arteaga, en cambio, los reclamos de los afiliados por la falta de medicamentos para personas con enfermedades catastróficas continúan. Un grupo de pacientes realizó un plantón el lunes.

Carolina Cantuña, presidenta de Fundación Pide, que apoya a pacientes con inmunodeficiencia primaria, comentó que esta es una protesta por la salud, pues no hay medicinas básicas para ellos como la inmunoglobulina, por lo que exigieron a las autoridades que se lo compre de manera inmediata.

Él último pedido formal y por escrito que hicieron fue el 28 de octubre, pero según Cantuña, no les han respondido. Solo en Cuenca están bajo este padecimiento 46 ciudadanos. (I)

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad