Una agrupación de cooperativas, autodenominadas el Nuevo Taxismo de Quito, realizó una caravana por las calles de la capital como acción en contra del precio de la gasolina.

Cerca de 50 taxis recorrieron desde Carapungo, en el norte, hasta el parque El Arbolito, en el centro de la ciudad.

El presidente Guillermo Lasso anunció, el 22 de octubre, sobre el congelamiento del precio del combustible en $ 1,90 el diésel y $ 2,55 la gasolina extra y ecopaís.

Carlos Núñez, representante de este gremio que engloba a 30 cooperativas, reclamó que el Gobierno no socializó un borrador “que se ha entregado a los pseudodirigentes que están en representación de sus empresas, no del taxismo en general”.

“Ya no podemos más, estamos poniendo $ 22 de gasolina y en el día hacemos $ 30 en promedio. Nos estamos llevando $ 8 a la casa. ¿Cómo pagamos los préstamos de los bancos o damos mantenimiento a los carros?”, aseveró.

Los taxistas también informaron que no les interesa una compensación sino que se focalice el precio de la gasolina a los transportistas.

Después de brindar declaraciones los taxis despejaron el área, puntualizando que si no son escuchados tomarán otras medidas. (I)