NOTICIAS

Publicidad

Joseph Schwarzkopf: No queremos conflicto con nadie, somos empresarios con 47 años de trayectoria y Botániqo tiene todo en regla

El proyecto inmobiliario se construirá en la parroquia de Cumbayá, además correrá con los gastos de una estación de buses en convenio con el Municipio de Quito

Botániqo, casa de ventas del proyecto inmobiliario de Uribe Schwarzkopf, en Cumbayá, al nororiente de Quito Foto: Andrés Salazar

Publicidad

El proyecto Botániqo de Uribe Schwarzkopf que se encuentra en etapa de preventa en Cumbayá, en el nororiente de Quito, ha sido cuestionado por concejales de la capital y ha recibido críticas de varios grupos ambientales.

Sin embargo, según el proyecto inmobiliario está cumpliendo con todos los pasos previos para la obtención de licencia de construcción que se prevé termine en 2024.

Según Joseph Schwarzkopf, presidente ejecutivo de la constructora, solo se trata de un problema de desinformación, y varios grupos de élite que no quieren que más personas habiten en esta parroquia.

Publicidad

Hasta el momento, el proyecto tiene 135 departamentos vendidos de 277 disponibles, esto equivale al 48,74 % que ya cuenta con dueños.

En varias sesiones del Concejo Metropolitano (antes de la disputa entre Jorge Yunda y Santiago Guarderas por la Alcaldía de Quito) se discutió sobre el proyecto y la estación intermodal de buses que se construirá en el lugar.

Esto, después de que los concejales aprobaron una resolución que brindó zonificación (datos para construir) a estos terrenos de propiedad privada a cambio de que la empresa construya una estación para los buses en Cumbayá.

Publicidad

A partir de esto, la construcción de un arco de cemento, el alquiler de un terreno público y la cantidad de pisos que los edificios tendrán han sido mal entendidos por los propios ediles.

La estación de buses

La presidenta del Gobierno Autónomo Descentralizado (GAD) de Cumbayá, Sonia Chuquimarca, expuso ante el Concejo Metropolitano, el 29 de junio, que la estación de transferencia es una necesidad que existe desde hace diez años.

Publicidad

Mediante un convenio entre el proyecto Botániqo y el Municipio de Quito se acordó que la empresa privada donará cerca de una hectárea de terreno privado y correrá con los gastos de la construcción de la estación de buses, a un costo de 2,8 millones de dólares.

Schwarzkopf explicó que no es una dádiva del proyecto, sino una obligación que establece el convenio con la Municipalidad, representada por la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop). La misma deberá hacer un estudio para la obra de transporte que servirá para los 61.000 pasajeros, aproximadamente, que toman diariamente el transporte público en Cumbayá.

La calle María Angélica Idrovo, en la que han improvisado paradas de buses, luce desordenada, sin embargo, existen varios locales comerciales que aprovechan la espera de los pasajeros y quienes resultarían afectados si se destina otro lugar para el transporte de los usuarios.

Calle María Angélica Idrovo en la parroquia de Cumbayá, al nororiente de Quito Foto: Andrés Salazar

Sin embargo, en esto coinciden los concejales y aceptan que es una necesidad de más de diez años en la que han trabajado y no se completó por el costo de la obra o falta de gestión en otras administraciones. El proyecto contempla que los buses continúen circulando por esta avenida, pero de manera ordenada.

Publicidad

Altura del proyecto Botániqo

Otra de las razones de descontento entre ciertos ediles y otros grupos ha sido la cantidad de pisos o niveles que se ven en la maqueta (porque aún no han iniciado la construcción). El concejal Omar Cevallos, de Concertación, dijo en la sesión de Concejo del 29 de junio que la constructora quiere edificar ocho pisos “cuando su permiso establece para tres”.

A esto, el proyecto Botániqo sostiene que las características del terreno son en pendiente, por lo que sí se cumplirá con la cantidad de niveles permitidos correspondiente a la calle de su ingreso que será la María Angélica Idrovo. Los demás pisos se construirán hacia abajo, un tipo de construcción que se encuentra presente en el mismo lugar, frente al redondel de San Patricio.

Además, Joseph Schwarzkopf señaló que pueden hacer de menos pisos, pero que no contarán con la cantidad de áreas verdes que tienen planificadas, “el número de unidades de viviendas sería el mismo”.

El arco derribado

El concejal Juan Manuel Carrión difundió una serie de videos en los que denunciaba la construcción de un arco en un terreno de propiedad municipal y que presuntamente impidieron su ingreso a las instalaciones.

Este terreno fue alquilado por el proyecto Botániqo a la Administración Zonal de Tumbaco hasta diciembre de 2021, a un costo de 17.850 dólares.

El alquiler fue para el ingreso hacia la casa de ventas del proyecto y permitía ubicar estructuras desmontables, no permanentes. Ante la molestia del concejal y varias personas, la Agencia Metropolitana de Control suspendió la construcción de este arco. Por su parte, desde Botániqo informaron que la estructura era desmontable, por ello lo quitaron en dos días.

Botániqo, proyecto inmobiliario de Uribe Schwarzkopf, en Cumbayá, al nororiente de Quito Foto: Andrés Salazar

Joseph Schwarzkopf dijo a EL UNIVERSO que detrás de las trabas que han intentado poner al proyecto se encuentran grupos que intentan evitar que más personas habiten en este sector, “creen que Cumbayá debería ser un lugar solo de urbanizaciones cerradas, donde la gente vive en una casa grande con su jardín y que nadie más tiene derecho de venir a vivir acá. Ese es el tema de fondo”, enfatizó.

“No queremos conflicto con nadie, somos empresarios con 47 años de trayectoria y Botániqo tiene todo en regla”, añadió el presidente ejecutivo de la constructora.

Sobre la afectación a la quebrada, puntualizó que la construcción será únicamente en el área de los terrenos privados, respetando el área de retiro de quebrada. El proyecto (y la maqueta) contemplaba la creación de un parque sobre este espacio, pero, ante la molestia de grupos ambientalistas han cambiado de opinión.

Lo que sí enfatizaron es que esa quebrada fue rellenada por el propio Municipio cuando se construyó el escalón Lumbisí - Ruta Viva y que el espacio que queda sin rellenar se ha convertido en un botadero de basura y escombros que causa contaminación al lugar.

Desde el proyecto informaron que se envió una carta explicando las dudas sobre el proyecto al alcalde Jorge Yunda y los concejales, sin embargo, ninguno emitió alguna respuesta del mismo. (I)



Redacción
Redacción

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad