La pesca del pepino de mar se puede hacer desde este martes 20 de julio del 2021 ya de forma oficial, tras seis años de prohibición.

Solo se puede capturar la especie Isostichopus fuscus en la reserva marina de Galápagos, según informó el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica (Maate).

“Los pescadores artesanales pueden capturar esta especie con la autorización de esta cartera de Estado, considerando que los monitoreos poblacionales evidenciaron una recuperación del recurso”, indica el comunicado de la entidad.

El monitoreo indicó que hay una recuperación en la densidad poblacional de hasta doce pepinos por cada 100 metros cuadrados, lo que conllevó a la decisión de permitirlo.

Publicidad

La pesquería estará abierta hasta que se cumpla con la cuota fijada de 600.000 pepinos de mar o hasta que culmine el plazo de 60 días, de acuerdo con lo establecido en la resolución 0057, emitida por la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG).

En la resolución se indican todas las medidas de manejo y control para garantizar la sustentabilidad de la actividad, según el Maate.

El pepino de mar estuvo al borde de la extinción tras décadas de capturas sin control.

Los únicos autorizados para participar son pescadores artesanales de Galápagos, quienes portarán durante sus actividades su licencia PARMA vigente y su permiso de pesca, emitidos por la DPNG.

No pueden realizar campamentos en tierra y todo el producto capturado será monitoreado en los muelles de desembarque autorizados en los horarios predeterminados.

Las tallas mínimas permitidas son las de 20 centímetros en estado fresco y 7 centímetros en estado cocido salmuera.

Publicidad

Hay consecuencias si no se cumplen estas disposiciones.

Por ejemplo, si uno de los guardaparques asignados para el seguimiento encuentran pepinos de mar con tallas inferiores, el producto será retenido y contabilizado a la cuota.

Los pepinos de mar vivos serán devueltos al mar. “Los pescadores deberán utilizar artes de pesca autorizados para evitar retenciones por la autoridad ambiental y agua. Las zonas permitidas para la pesca están establecidas en la resolución”, indica el Mate.

Hay sitios donde está prohibida la recolección de pepinos de mar como sobre el Canal Bolívar, área de importancia ecológica y considerado semillero de especies.

Se los puede capturar en sitios determinados de las islas Española, Fernandina, Floreana, Isabela, San Cristóbal y Santa Cruz, informó el Maate que junto a la Armada de Ecuador realizará el control.

El seguimiento de la pesquería de pepino de mar se hará durante todas las fases del proceso, desde la extracción, monitoreo, comercialización y transporte hacia la parte continental.

Danny Rueda, director del Parque Nacional Galápagos, agregó que “es indispensable el compromiso de todos para el desarrollo de una pesquería responsable y solicita a los pescadores que tomen todas las precauciones en las actividades de buceo para la extracción del recurso, a fin de que su seguridad prime”.

Cuando los estudios poblacionales dan un resultado igual o mayor a once pepinos de mar por cada cien metros cuadrados, el PNG permite su captura con controles especiales, aseguró Rueda.

El archipiélago de Galápagos es un área protegida que incluye una reserva marina que abarca una superficie de 138.000 kilómetros cuadrados. El lugar es considerado de una alta biodiversidad. (I)