Puerto Francisco de Orellana

Tras una reunión en el Centro de Convenciones del Coca, los transportistas de las provincias de Sucumbíos, Orellana y Napo resolvieron iniciar a las 00:01 de este viernes 7 de julio una paralización indefinida en las tres jurisdicciones amazónicas.

Eloy Veloz, dirigente de Orellana, manifestó que varias organizaciones, comunidades y gremios han decidido apoyar la medida que se tomará las carreteras y no permitirá el ingreso o salida a estos territorios de automotores mientras no haya una respuesta favorable del Gobierno nacional.

Publicidad

Transportistas de provincias amazónicas amenazan con paralización ante mal estado de vías

“Nuestro pedido es puntual: exigimos la reconstrucción total de la troncal amazónica que está destruida”, señaló Veloz.

Los dirigentes esperaban hoy, 6 de julio, al ministro de Transporte y Obras Públicas, César Rohon, sin embargo, el secretario de Estado no llegó.

Patricio García, gobernador de Orellana, informó que el ministro arribaría a Orellana el próximo martes 11 de julio con el propósito de dialogar con el sector transportador, anuncio que fue rechazado por la dirigencia.

Publicidad

Dijeron que no se ha tramitado favorablemente este pedido que viene de varios años, pese a que existirían recursos, ahora piden que sea declarada en emergencia la red de vías de las tres provincias.

Sostuvieron que a través de un decreto ejecutivo el presidente Guillermo Lasso debe comprometer los fondos para los estudios y regeneración de la malla vial, garantizando que incluso el próximo régimen siga con la ejecución de estas obras.

Publicidad

Comunidades indígenas cuestionan operativo contra minería que ha devorado extensas zonas de la Amazonía de Ecuador

Pablo Ramos, comandante de la Subzona de Policía Sucumbíos, explicó que de acuerdo con informes de inteligencia policial, el paro es una realidad.

“Vamos a cumplir con nuestra misión de garantizar el orden público y la seguridad. Habrá presencia policial y donde haya manifestaciones iremos a dialogar”, expuso.

Los sectores del turismo y comercio advierten que serían los más afectados, ya que por temporada de vacaciones en la Sierra hay reservaciones pendientes y frente a la obstrucción de las carreteras los viajeros no podrán llegar. (I)