Unos diez familiares de Estefanía Quilachamín, de 23 años, están enfermos. Ella, sentada en el interior de la carpa de triaje respiratorio del hospital del IESS Quito Sur, dice que tienen un fuerte resfrío.

En su caso, con esa molestia lleva una semana. Ella recibió las dos dosis de la vacuna contra el coronavirus. Mientras esperaba a ser atendida contó que en 2020 se enfermaron del COVID-19, aunque ella afirma que no tuvo ninguna molestia como la que padecieron sus allegados, como fiebre, pérdida del olor y del sabor. Iba a hacerse la prueba de detección contra el COVID-19.

Las carpas, de color blanco, se ubican a un costado de esa casa de salud, junto al área de emergencia.

Según Juan Sánchez, director técnico médico del hospital IESS Quito Sur, en las últimas cuatro semanas han evidenciado un incremento paulatino, leve, del flujo de pacientes con sintomatología respiratoria y positivos por coronavirus.

Publicidad

No es un aumento masivo”, dijo.

Médicos ecuatorianos recomiendan tomar acciones ante la expansión de variante ómicron en el mundo

Para el Colegio de Médicos de Pichincha, desde hace aproximadamente un mes, sobre todo en el Distrito Metropolitano de Quito, ha habido un repunte de casos positivos de COVID-19.

“Ese pico fue transformándose en un aumento leve pero sostenido que ha ido incrementando la demanda de camas hospitalarias y de cuidados intensivos de hospitales centinelas y el aumento de consultas con sintomatología leve a moderada en unidades médicas de primer nivel de atención públicas y privadas”, indicó el gremio en un comunicado.

Víctor Álvarez, presidente del Colegio de Médicos de Pichincha, sostuvo que el incremento les preocupa y lo atribuye al relajamiento poblacional ante la flexibilización de las medidas de contención, al feriado de noviembre donde hubo más días de asueto, y el inicio de las fiestas de Quito.

El pasado viernes se iniciaron las festividades de la capital de la República, donde hubo el pregón en la plaza de San Francisco, en el centro de la ciudad, que convocó a un gran número de personas.

Para Álvarez, todo eso conlleva un riesgo puesto que si bien el proceso de vacunación es bueno, todavía las variantes son comunitarias.

Publicidad

“Tenemos las mismas debilidades en la situación de transmisibilidad, cualquier variante de preocupación que se presente en el mundo, ahora o en el futuro, obviamente va a tener un riesgo en nuestro territorio...”, dijo Álvarez, para quien la variante delta del coronavirus ingresó al Ecuador no por vía aérea sino terrestre y por la frontera sur con Perú. Hoy hay inquietud por la variante ómicron.

En el hospital IESS Quito Sur hubo 39 pacientes hospitalizados con coronavirus, 10 pacientes en unidad de cuidados intensivos (UCI) y 4 en cuidados intermedios, sin pacientes en listas de espera ni para ingreso ni para UCI, este lunes.

De los 39 hospitalizados, 30 tienen enfermedad leve y 9 enfermedad moderada que requieren más terapia de oxígeno. Además, 8 personas no han sido vacunadas y 31 tienen el esquema con las dos dosis, en tanto que quienes están en UCI, los 10 tienen vacunación completa.

El promedio anterior en hospitalización era de 15 personas.

Identifican el primer caso de variante Ómicron en Suecia

Sánchez recordó que el hospital llegó a tener 720 camas habilitadas para pacientes con coronavirus y 59 puestos de UCI, en uno de sus máximos puntos de atención.

Hay que estar alertas, hay que ir vigilando”, sostuvo Sánchez.