NOTICIAS

Publicidad

Capo de mafia italiana fue capturado en Argentina

Figuraba como vendedor de automóviles.

Un hombre es señalado de ser capo de la mafia calabresa. Foto: @mauroszeta

Publicidad

Fuentes policiales dieron a conocer la captura de miembro de grupo de la mafia italiana denominado Ndrangheta. Carime Alfonso Maiorano es considerado un capo y fue detenido en una localidad de la periferia de Buenos Aires.

El hombre de 68 años fue interceptado por uniformados cuando iba a entrar a su hogar.

Maiorano nació en Corigliano y hace dos días se había expedido una circular roja de Interpol ya que se sospecha que ayudó a traficar cocaína para la mafia calabresa.

Publicidad

Clarín relató que ese grupo también está integrado por extranjeros (básicamente albaneses) y que el ciudadano “estaba a cargo de facilitar la cooperación y los contactos directos entre los cabecillas italianos, de quienes recibía ordenes, y los cabecillas sudamericanos”.

Se añadió que la causa en Italia se había iniciado en 2009 y terminó en el 2015, aunque la notificación para su captura internacional fue recién en el 2022. Maiorano desde el 2013 contaba con un documento de identidad en el país sudamericano y hasta lo había renovado en el 2020.

El medio de comunicación especificó que ya solicitó la excarcelación y en Argentina llevaba una vida normal, constaba como vendedor de automóviles usados, tiene un hijo y dos nietos.

Publicidad

Por iniciativa de Italia, en 2020 se creó en Interpol el proyecto “I-CAN”, que tiene por finalidad implementar un sistema mundial de alerta rápida y lograr un nivel de cooperación policial multilateral en la lucha contra la Ndrangheta.

El detenido quedó a disposición del Juzgado Criminal y Correccional Federal 1 de la localidad bonaerense de Lomas de Zamora, a cargo del juez Federico Villena. (I)

Publicidad




Redacción
Redacción

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Lo último

Más optimismo

La alegría, el entusiasmo, los pensamientos buenos, rodearse de personas positivas y espirituales, ayuda a la convivencia con optimismo.

Publicidad