Tres muertos, varios rehenes y agencias bancarias robadas fueron el saldo que dejó una operación criminal en la ciudad de Araçatuba, en el estado de Sao Paulo.

“Metieron la pistola en mi cara repetidas veces, tuve que implorar por mi vida”, dijo a la cadena televisiva Globo uno de los rehenes, cuya identidad no fue revelada.

Al amanecer de este lunes, el país sudamericano se enteró de que esta localidad ubicada a 521 km de la ciudad más poblada del país, Sao Paulo, había sido invadida por criminales fuertemente armados para volar tres sucursales de bancos, para lo cual habían tomado a los residentes como rehenes e incendiado vehículos, según una publicación del diario Folha de Sao Paulo.

La banda había colocado explosivos en catorce puntos de la ciudad, incluido un camión con sustancias químicas frente a una de las agencias bancarias asaltadas. Además, al huir dejaron botadas armas como rifles calibre 50, así como herramientas para perforar llantas de vehículos en persecuciones.

Publicidad

También se conoció que usaban un dron para monitorear los movimientos en las vías que habían cerrado.

Los delincuentes invadieron la ciudad poco después de la medianoche del lunes y, según videos difundidos por vecinos en las redes sociales, algunas personas fueron amarradas en el capó del coche a modo de “escudo humano” durante la fuga de los delincuentes, recoge EFE.

Una de las imágenes que se repiten en redes de personas amarradas en los vehículos en el ataque en Araçatuba.

El ataque ocasionó la muerte de tres personas y que otras cuatro resultaran heridas. Una persona (primeros informes dicen que un ciclista) fue alcanzada por las bombas y tuvieron que amputarle los pies y una mano.

Las autoridades no informaron la identidad de las víctimas fatales, aunque el alcalde del municipio precisó que una de ellas sería uno de los delincuentes que se encontraba herido y fue “abandonado” por sus colegas durante la fuga.

También, según medios brasileños, otro de los fallecidos era un civil que tras dejar a su esposa en casa salió a registrar el hecho con su teléfono y fue alcanzado por los disparos.

La Policía tuvo varios enfrentamientos con los hampones, se dice que un grupo de 20 personas en 10 vehículos, en dos zonas de la ciudad. Además, tres personas fueron arrestadas.

Publicidad

Por ahora se sabe que en su accionar, el grupo armado utilizó una superdinamita casera llamada metalons, la cual se puede activar de forma remota con dispositivos como un teléfono celular.

“Fue una noche de horror”, describió el alcalde de Araçatuba, Dilador Borges, en una entrevista con la radio CBN.

Testigos relataron a los medios locales que los criminales estaban “fuertemente armados” con fusiles y “se parecían a soldados”.

Arnaldo Santos, propietario de una tienda de skate y un bar en la ciudad, dijo que había visto bombas abandonadas cerca de sus establecimientos.

Añadió que más de 70 personas permanecieron en sus locales mientras ocurría el hecho.

“Fue aterrador, nunca he pasado por algo como esto en mi vida. Los criminales estaban fuertemente armados y disparaban para que la gente no saliera a las calles. Era como una película de terror”, dijo, en tanto, la periodista Priscila Andrade, quien vive en el centro de Araçatuba.

Hasta la mañana de este lunes no se sabía cuánto dinero habían robado de los bancos los delincuentes, que terminaron huyendo a un barrio rural llamado Ingeniero Taveira.

Alrededor de 380 agentes de Policía Civil y Militar siguen buscando a los criminales que participaron en la operación. El comandante general de la Policía Militar, Fernando Alencar Medeiros, estaba presente en la zona por lo sorprendente del hecho.

Los vehículos usados por la banda fueron encontrados en carreteras, por lo que se presume que los cambiaron por otros.

“En pocas horas debemos tener resultados positivos de arrestar a parte de esa banda”, recalcó el alcalde, quien suspendió las clases en esta ciudad de cerca de 200.000 habitantes e instó a la población a permanecer en casa.

“Pido a todos que eviten salir de sus casas, pues tenemos informaciones de que todavía hay explosivos en algunos puntos en el centro de la ciudad”, completó.

Folha de Sao Paulo recuerda que esta es la ciudad número 33 en vivir un episodio de esta magnitud de violencia desde 2018. Explica que son cometidos por pandillas especializadas que llegan a ciudades pequeñas con un equipo de 15 a 30 hombres fuertemente armados y con vehículos.

Araçatuba ya ha sufrido en el pasado un episodio de violencia parecido, cuando en 2017 una banda asaltó una compañía de objetos de valor usando explosivos. Al escapar atacaron un cuartel de la Policía y quemaron dos camiones para obstruir la carretera. Sin embargo, el nuevo episodio lo supera. (I)