El Partido Comunista de China (PCC) culmina este sábado en Pekín el congreso que debe trazar el futuro político del gigante asiático para los próximos cinco años.

El domingo, salvo sorpresa, Xi Jinping será reelegido como secretario general del PCC después de la primera reunión de un remodelado Comité Central, una especie de parlamento del partido con unos 200 miembros.

Este nombramiento será el preludio de un inédito tercer mandato para Xi como presidente durante la reunión anual de la Asamblea Popular Nacional el próximo marzo.

Publicidad

Para mantenerse en el poder, Xi hizo suprimir en 2018 el límite constitucional de dos mandatos y, a sus 69 años, puede en teoría presidir de por vida la República Popular.

El 20º Congreso Nacional del PCC desde su creación en 1921 se desarrolla en un momento delicado para China, enfrentada a una ralentización económica por los repetidos confinamientos anticovid y a tensiones diplomáticas con los países occidentales.

Desde hace una semana, casi 2.300 delegados escogidos entre las distintas instancias de la organización se reunieron a puerta cerrada en Pekín para remodelar la cúpula del poder del partido, y en consecuencia del país, y decidir la orientación de las futuras políticas.

Publicidad

Nuevo primer ministro

Analistas y medios especulan sobre la voluntad de Xi de rebautizar su cargo a “presidente del partido”, el título que tenía el fundador de la China comunista, Mao Zedong (1949-1976).

El congreso debe conducir a una profunda remodelación del Comité Permanente del Buró Político, un órgano actualmente de siete miembros que supone la máxima instancia del poder en China. Su composición se conocerá también el domingo.

Publicidad

Según las tradiciones no escritas del partido, una parte de sus actuales miembros alcanzaron la edad de retirarse.

De acuerdo con la costumbre, los integrantes del Comité Permanente se anunciarán por orden importancia, con el primer lugar reservado al secretario general.

El nuevo Comité Permanente estará compuesto “mayoritariamente de personalidades leales a Xi Jinping”, augura Nis Grünberg, analista del Instituto Mercator de Estudios Chinos en Berlín.

Numerosos sinólogos opinan que del congreso no emergerá ningún sucesor potencial de Xi Jinping.

Publicidad

Desde su llegada al poder a finales de 2012, Xi ha ido acumulando poder en la segunda potencia mundial y fortaleció la autoridad del régimen.

Jefe del partido, jefe de Estado, jefe del ejército... El dirigente abogó por una continuidad política durante un discurso de tono triunfal en la apertura del Congreso.

La estrategia “cero covid” debe también continuar a pesar de las negativas consecuencias económicas y el creciente hastío de la población ante los confinamientos y las restricciones.

China, el país más poderoso del mundo

En esta visión que él llama el “sueño chino” o “el gran rejuvenecimiento de la nación china”, el Partido Comunista (PCC) desempeña un papel central.

Lejos de la diplomacia prudente de sus predecesores, Xi mantendrá la firme postura de China en la escena internacional, incluso a costa de incrementar la tensión con el gran rival estadounidense, en particular sobre Taiwán.

Xi está “muy preocupado por la seguridad del régimen”, señalan los analistas de la consultoría SinoInsider. En su discurso de apertura, la palabra “seguridad” apareció en 91 ocasiones.

“Tenemos que (...) estar preparados para los peores escenarios, seguir dispuestos a resistir a los vientos violentos, las aguas agitadas y las tormentas peligrosas”, advirtió. (I)