NOTICIAS

Publicidad

Coober Pedy, la ciudad en el desierto australiano donde se vive bajo tierra

Los habitantes buscan así escapar del calor extremo.

Residencia en Coober Peddy, bajo tierra. Foto: Billiken

Publicidad

Actualizado el 

A simple vista, Coober Pedy es una ciudad desértica en Australia como cualquier otra. Sin embargo, esta localidad esconde un pueblo entero bajo tierra, donde los ciudadanos habitan para refugiarse del calor extremo de la superficie.

Las temperaturas alcanzan hasta 50°C en los días más calurosos y no abundan los árboles que den sombra, lo que causa una sensación de sofocación que resulta insoportable para los habitantes de la ciudad. Pero, la mayoría de personas sigue ahí porque se dedican a la minería de piedras preciosas de ópalo.

Encuentran un continente perdido hace mucho tiempo frente a la costa de Australia

Entrada a Coober Pedy.

Este mineral es uno de los más valiosos del mundo, y se estima que el 70% de la producción mundial de ópalo está vinculada al desierto de Coober Pedy. Por eso, en vez de mudarse a ambientes más frescos, la población minera aprendió a adaptarse y sobrevivir en el bioma.

Publicidad

En sus hogares subterráneos, las temperaturas oscilan entre los 19°C y 24°C. Hay pozos de aire para obtener ventilación y el agua se consigue con un pozo subterráneo y una desalinizadora.

El futuro sistema migratorio de Australia se basará en el talento y estos son los trabajos más demandados

Entrada a un edificio en Coober Peddy. Foto: iStock

¿Qué hay en Coober Pedy?

Bajo tierra no solo se han construido casas, sino también hoteles, un museo, tiendas, iglesias y la mina de ópalo Umoona. Se trata de toda una comunidad que se ha acostumbrado a vivir bajo tierra en el desierto y aprovecha de las ventajas que esto trae.

“La gente esculpe sus propias estanterías en las paredes de arenisca”, explicó Michelle Provatidis, alcaldesa de Coober Pedy y propietaria de la joyería Michelle’s Opals Australia, según Clarín. “Incluso conozco a alguien que tiene una piscina subterránea en su casa”, agregó.

Publicidad

Una casa bajo tierra en Coober Pedy.

Algunos de sus habitantes aprecian, especialmente, la tranquilidad de vivir bajo tierra.

“Lo bonito de vivir bajo tierra es que es muy tranquilo y silencioso”, contó a medios locales Christine Antoau. “No hay movimiento de aire ni ráfagas y, como no hay ventanas ni luz natural, se consigue un sueño nocturno muy tranquilo”.

Publicidad

La ciudad también cuenta con un autocine y un campo de golf en la superficie. La particularidad es que solo se pueden usar estos servicios durante la noche, ya que las temperaturas bajan un poco y el clima se vuelve más soportable. (I)

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad