Los científicos han determinado que el aumento de la temperatura del planeta ha ocasionado que el 2023 se convierta en el año más caluroso jamás registrado.

El Servicio de Cambio Climático Copernicus de la Unión Europea dio a conocer que la temperatura para este año será 1,43 °C por encima del promedio preindustrial de 1850-1900 y 0,10 °C por encima del promedio de diez meses de 2016.

Esto determina que nos acerquemos a los 1,5 grados que se establecieron en el acuerdo climático de París y pese a los anuncios y planes de ejecución para evitar una aceleración en el aumento de la temperatura.

Publicidad

A través de datos de análisis se determinó que los cinco meses de junio, julio, agosto, septiembre y octubre del 2023 fueron los más cálidos registrados en comparación con los promedios de 1991-2020 para los mismos meses.

Hay que hidratarse con más frecuencia, recomiendan expertos, ante las altas temperaturas generadas por el fenómeno El Niño

Justamente esto coincide con las cifras de un informe estadounidense que alerta sobre un panorama trágico para el Ártico que registró el verano más caluroso jamás registrado.

El informe anual de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA), publicado el martes, destaca la magnitud de los incendios sin precedentes que azotaron Canadá durante el verano boreal y el continuo deshielo de Groenlandia.

Publicidad

La temperatura promedio de los meses de julio a septiembre fue de 6,4º C, los registros más altos desde que comenzaron en 1900.

“El mensaje primordial del informe de calificaciones de este año es que ahora es el momento de actuar”, sostuvo en un comunicado el responsable de la Noaa, Rick Spinrad.

Publicidad

“Nosotros, como nación y comunidad global, debemos reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero que están impulsando estos cambios” destacó el funcionario.

Las temperaturas promedio del verano boreal han aumentado a promedio de 0,17°C por década.

En general, fue el sexto año más cálido en el Ártico, con -7°C.

Cuando el mundo salió de la última glaciación, la subida de las aguas oceánicas en el Ártico cubrió el permafrost, transformándolo en permafrost submarino a lo largo de miles de años.

Publicidad

“Se estima que en la actualidad quedan 2,5 millones de km2 de permafrost submarino, pero sigue descongelándose debido a la inundación oceánica original y más recientemente por el rápido calentamiento del Ártico”, señala el informe.