NOTICIAS

Publicidad

“En ese momento no te importa la solidaridad ni compartir”: Este es el artista urbano que deja piñatas con dinero en las calles

Tras colgar la pinata el la calle, el artista deja pistas en sus redes para que los usuarios puedan rastrear su ubicación y pincharla, porque es como un globo

¿Está loco? Para Sebastián es una manera de experimentar la respuesta colectiva. Foto: @canva

Publicidad

Sebastián Andreatta ha transitado un largo camino desde que le rompieron el corazón hace seis años. Era productor musical, pero el dolor de la separación lo llevó a desarrollar una particular expresión de arte urbano que, en su última edición, tiene como foco dejar piñatas llenas de dinero colgadas en la calle.

¿Está loco? Para Sebastián es una manera de experimentar la respuesta colectiva. De tantear en medio de la curiosidad y el humor, cómo será la reacción del suertudo que la encuentre y logre hacerse con el dinero.

Invitó a su novio al Mundial 2022, pagó todo, le propuso matrimonio en Qatar y él no aceptó la propuesta

Tras colgar la piñata en una calle de Buenos Aires, Argentina, Sebastián dejó pistas en sus redes para que los usuarios pudieran rastrear su ubicación y pincharla, porque es como un globo.

Publicidad

Al hacerlo, llueve dinero y la imagen se vuelve cinematográfica. La primera piñata tuvo 5.000 pesos argentinos y en la última la suma ascendió a 20.000, que son unos 120 dólares, publicó TodoNoticias.

Cómo nació la pasión en Bangladesh por los equipos de fútbol de Argentina y Brasil

El artista urbano que deja piñatas con dinero en las calles

Sebastián recrea su arte bajo la firma BiH, que hace referencia a las iniciales de Bosnia y Herzegovina, lugar que recorrió cuando se separó de una relación complicada.

Empezó pegando afiches con frases motivacionales en las señales de tránsito. “Era buena onda para levantar un poco el ánimo. Hoy sé que era para levantarme un poco a mí”, expresó a TN y sostuvo que tuvo buena recepción en el público, por lo que continuó en ese rumbo.

Publicidad

A Sebastián le gusta trasgredir, el humor y la idea de poner algo donde no se puede. Esa tentación de lo prohibido, o de lo no permitido. Sin embargo, necesitó incorporar otros elementos para experimentar.

“A los dos años me aburrí y empecé a hacer pasacalles, me aburrí otra vez y vino la caja fuerte”. Una intervención en paredes, que invitaba a sus seguidores a encontrar la clave secreta y abrir la caja.

Publicidad

Llegaron otras intervenciones como los trapitos al sol, que eran calzoncillos donados por el público y colgados al lado del Museo de Bellas Artes.

¿Por qué una piñata con dinero en la calle?

Un día, Sebastián vio una piñata y le pareció algo lindo para intervenir. “Me trajo una sensación de la niñez, esa adrenalina de cuando está a punto de explotar y que solo querías agarrar todo lo que había adentro. En ese momento no te importa la solidaridad ni compartir, haces todo para agarrar más que los otros”.

El artista urbano quiso confrontar una hipótesis: “Me apareció el primer contacto con la sociedad: el egoísmo que en la niñez es algo inocente, pero que en la adultez es una decisión”.

A partir de eso, debía pensar qué cosa interesante podía tener en su interior y la idea era superadora: plata. “Me las imaginaba explotando como ocurrente, que podía ser un buen video para reels. Pero terminó quedando fuera de eso, porque el hombre que la pinchó lloraba cuando veía el dinero volando”.

Publicidad

“Me terminó resultando muy movilizador. Estuve angustiado, feliz, emocionado, sorprendido. Una mezcla de emociones por lo que sucedió y el alcance que tuvo. A veces uno hace algo esperando algo y el resultado se escapa por la tangente”, manifestó. Hasta el momento hubo tres piñatas, pero el artista quiere llegar a 10.

(I)

Te recomendamos estas noticias

Redacción
Redacción

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad