El jefe de la ONU, Antonio Guterres, denunció este martes ante el Consejo de Seguridad las “violaciones claras del derecho humanitario” en Gaza, desatando la ira del canciller israelí Eli Cohen.

“Ninguna de las partes en un conflicto está por encima del derecho humanitario internacional”, dijo Guterres, tras recordar que incluso la guerra “tiene reglas”.

El jefe de la ONU condenó al grupo islamista Hamás por el atentado del 7 de octubre en territorio israelí que dejó 1.400 muertos, la mayoría civiles, pero al mismo tiempo dijo que “es importante reconocer” que dichos atentados “no se produjeron en el vacío”.

Publicidad

Objeto de “56 años de ocupación sofocante”, la población palestina “ha visto cómo su tierra era devorada sin cesar por los asentamientos y asolada por la violencia; su economía, asfixiada; su población, desplazada y sus hogares, demolidos. Sus esperanzas de una solución política a su difícil situación se han ido desvaneciendo”, recordó Guterres ante un concurrido, y dividido, Consejo de Seguridad de alto nivel.

“Señor secretario general, ¿en qué mundo vive?”, le espetó el canciller israelí Eli Cohen, tras recordar que Israel “no solo tiene el derecho de defenderse, tenemos también el deber de hacerlo”.

“Sin ninguna duda, no es el nuestro”, se respondió, tras mostrar fotos de los ataques de Hamás contra civiles. En una declaración a la prensa, acompañado por familiares de algunos de los 200 rehenes que capturó Hamas, aseguró que había cancelado la reunión prevista que tenía con Guterres.

Publicidad

Las palabras de Guterres también motivaron la ira del embajador israelí ante la ONU, Gilad Erdan, quien en su cuenta de X (antes Twitter) pidió su dimisión inmediata porque según él esas palabras suponen una justificación de los ataques contra los civiles porque “muestran comprensión por esa campaña de asesinatos masivos de niños, mujeres y ancianos”.

Erdan dijo luego que su país se verá obligado a “reconsiderar” su relación con la ONU: “Hace tiempo que nos venimos quejando de cómo la ONU y sus representantes actúan en Israel, distorsionando la realidad. No informan de lo que pasa de verdad, sacan cosas de contexto, rechazan verificar nuestras denuncias de ataques terroristas (...) y toman las palabras de Hamás como si fueran palabra de Dios”, se quejó Erdan.

Publicidad

El Consejo de Seguridad de la ONU celebraba hoy un debate abierto sobre la situación en Gaza y en el programa se habían inscrito 86 oradores, entre países y grupos regionales -entre ellos más de 20 ministros-, una muestra de cómo el conflicto palestino ha vuelto al centro de la geopolítica mundial.

Alto al fuego

Túnez convocó a los embajadores de los cinco países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para pedir una acción “inmediata” de la comunidad internacional ante los bombardeos israelíes en la Franja de Gaza.

Estados Unidos no quiere un alto al fuego porque su presidente Joe Biden asegura que solo serviría para reforzar a la milicia de Hamás, sin embargo propuso pausas humanitarias para agilizar la entrada de asistencia al territorio gazatí. John Kirby, portavoz de Seguridad Nacional, insistió en que “sólo hablará” de esta posibilidad una vez que se haya dejado en libertad a las 200 personas que siguen de rehenes de esta milicia palestina.

“2.000 millones de árabes y musulmanes”

Para el canciller palestino, Riyad al Maliki, la inacción del Consejo de Seguridad que no ha logrado aprobar ninguna resolución desde 2016 sobre el conflicto entre Israel y Hamás, es “imperdonable”.

Publicidad

“¿Acaso su conciencia humana no está herida por los crímenes de la ocupación israelí durante 56 años de ocupación colonial, o por los asesinatos terroristas, la destrucción y el hambre a los que está sometida hoy la población palestina?”, expresó.

El Consejo de Seguridad debería adoptar “una posición clara para tranquilizar a los 2.000 millones de árabes y musulmanes de que prevalecerá el derecho internacional” y trabajar en pos de un “verdadero proceso de paz” basado en la solución de “dos estados”, recordó por su parte, el canciller jordano Ayman Safadi.

La semana pasada, el Consejo de Seguridad no logró ponerse de acuerdo sobre ninguno de los dos textos de resolución que estaban sobre la mesa, propuestos por Rusia y por Brasil. El primero, no mencionaba a Hamás, y el segundo, no reconocía el derecho de Israel a defenderse y fue vetado por Estados Unidos.

Un tercer texto, redactado por los estadounidenses circula entre los estados miembros, en el que afirma, “el derecho de todos los Estados a la autodefensa individual o colectiva”.

Pero el embajador de Rusia, Vassily Nebenzia, recordó que el texto estadounidense no contiene ningún “llamado a un alto el fuego rápido e incondicional” del conflicto, por lo que su país, con derecho a veto, “no lo apoyará”.

El canciller brasileño, Mauro Vieira, cuyo país, en calidad de presidente del organismo organizó este debate, recordó que los “civiles deben ser respetados y protegidos en todo momento y en todo lugar” y subrayó que todas las operaciones militares deben “respetar los principios de distinción, proporcionalidad, humanidad, necesidad y precaución”.

Su homólogo egipcio Sameh Shoukry se preguntó “¿qué derecho (a la autodefensa) justifica no distinguir entre un enemigo a abatir y civiles desarmados?”

Crisis humanitaria

El jefe de la ONU también exigió un “alto el fuego humanitario inmediato” para aliviar el “sufrimiento épico” de la población de Gaza y “sin restricciones”.

Los suministros de combustible de la ONU en Gaza “se agotarán en cuestión de días”, lo que sería “otro desastre” porque sin combustible, la ayuda no puede entregarse, los hospitales no tienen electricidad y el agua potable no puede purificarse ni bombearse, recordó.

Desde los ataques de Hamás, el ministerio de Defensa israelí decretó el bloqueo de toda entrada de bienes, incluido el corte de electricidad, agua, alimentos y combustible, y bombardea el territorio, causando, según las autoridades gazatíes, la muerte de más de 5.000 personas, entre ellos, más de 2.000 niños y la destrucción del 42% de las viviendas, así como numerosas infraestructuras.

Cerca de 1,4 millones de personas han sido desplazadas en el pequeño territorio, recordó Lynn Hastings, coordinadora humanitaria de la ONU para el territorio palestino ocupado.

El jueves está prevista una reunión de la Asamblea General de la ONU para debatir sobre el conflicto israelo-palestino, aunque por el momento no se espera que se vaya a votar ninguna resolución que no sería, de todas formas, vinculante. (I)