El descubrimiento de tumbas de niños indígenas en internados ha desatado una gran polémica en Canadá e incluso ha llevado a algunos a quemar iglesias.

La indignación sigue en aumento en el país norteamericano debido que cada vez se encuentran más tumbas sin nombre de estos menores en escuelas y orfanatos. Incluso ayer se suspendieron en varias partes las celebraciones por el Día de Canadá, que marca la fecha oficial de fundación del país el 1 de julio de 1867.

Los primeros hallazgos se dieron en el mes de mayo, cuando los tk’emlúps te secwépemc, comunidad indígena del oeste del país, dijo que había encontrado los restos de al menos 215 niños indígenas enterrados en la antigua residencia escolar de Kamloops.

Además, otros grupos indígenas han descubierto más de estas tumbas en residencias escolares e instituciones religiosas en las que niños nativos eran internados.

Publicidad

Por ejemplo, la comunidad de los cowessess de Saskatchewan encontró 751 tumbas sin identificar en la antigua residencia internado escolar de Marievel, lugar que estuvo abierto entre 1899 y 1996, a unos 2.500 kilómetros al noroeste de Toronto, una de las principales ciudades del país.

“No tengo ganas de celebrar el Día de Canadá con todo lo que está apareciendo y los eventos horrorosos que nuestra gente ha padecido”, dijo a EFE Heather Bear, quien es una lideresa de la Federación de Naciones Indígenas Soberanas (FSIN), que agrupa a los 74 grupos indígenas de la provincia de Saskatchewan, en el oeste de Canadá.

De acuerdo con la agencia alemana DW, en total se han encontrado casi 1.000 tumbas sin marcar en los antiguos internados de la Columbia Británica y Saskatchewan.

Estos sitios eran dirigidos principalmente por la Iglesia católica y financiados por el Gobierno.

“Nuestros pensamientos están con la comunidad indígena de Canadá tras estos trágicos descubrimientos, y seguimos de cerca estas cuestiones y continuamos comprometiéndonos con el Gobierno de Canadá en asuntos indígenas”, dijo el primer ministro, Justin Trudeau, quien agregó: “El horroroso descubrimiento de los restos de centenares de niños en antiguas residencias escolares de Columbia Británica y Saskatchewan nos ha obligado a reflexionar con toda justeza sobre los fallos históricos de nuestro país y las injusticias que todavía se cometen contra los indígenas y muchos otros en Canadá”.

‘Reeducación’ de indígenas

A Marievel fueron enviados miles de niños indígenas. Allí sufrieron todo tipo de abusos físicos, emocionales y sexuales como parte de un sistema de “reeducación” para eliminar la cultura indígena.

Publicidad

Como el internado de Kamloops, Marievel estuvo gestionado por los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, una orden católica.

Un grupo creciente de municipalidades en todo el país ha decidido cancelar las celebraciones del 1 de julio en honor de los niños indígenas muertos en las residencia escolares.

Y miles de personas han participado en marchas en las principales ciudades del país en protesta, muchos de ellos ataviados con camisetas naranjas que representan a los supervivientes de las residencias escolares.

Bear, que ostenta el título tradicional de jefa (chief), reveló que ella asistió a Marievel en la década de 1970, aunque no en el internado sino en la escuela de día que era solo para niños indígenas.

Ella y su familia decidieron que no podía soportar más el racismo y acoso que sufría en la escuela pública a la que acudía junto con niños blancos de comunidades vecinas.

“Cada día viajaba dos horas en autobús para ir a Marievel. Allí, al menos estaba con mis iguales, había más respeto. En la escuela pública era tal la discriminación y el racismo que era horrible. Los profesores realmente educaban a los otros niños a ser racistas y odiarnos”, dijo Bear.

Bear recuerda cómo veía el cementerio de la escuela residencial de Marievel desde su clase y se pregunta ahora: “¿Cuántas escuelas tienen un cementerio en sus terrenos?”.

Ataque a iglesias

Esta semana, dos iglesias ardieron el miércoles en medio de pedidos para que el papa pida perdón por los abusos cometidos en internados indígenas.

La Policía dijo que los incendios en las iglesias de Morinville, al norte de Edmonton (Alberta), y la de San Kateri Tekakwitha, cerca de Halifax (Nueva Escocia), están siendo investigados como posibles ataques.

“Lo estamos investigando como sospechoso”, dijo a la AFP el cabo Sheldon Robb, de la Real Policía Montada de Canadá (RCMP), hablando sobre el incendio que arrasó la iglesia de Morinville.

Trudeau instó a todos a participar en la reconciliación, a la vez que denunciaba el vandalismo y el incendio de iglesias en todo el país.

“La destrucción de lugares de culto no es aceptable y debe detenerse... Debemos trabajar juntos para corregir los errores del pasado. Todos tienen un papel que desempeñar”, dijo.

Estos dos incendios elevan a ocho el número de iglesias en todo Canadá destruidas o dañadas en los últimos días por fuegos sospechosos, la mayoría de ellos en comunidades indígenas.

Además en Winnipeg los manifestantes sacaron una estatua de la reina Victoria de su base en la legislatura de Manitoba, y otra cercana de la reina Isabel II.

También el miércoles un grupo de expertos descubrió, gracias a radares de penetración terrestre, lo que se cree que son los restos de 182 niños de entre 5 y 13 años sin nombre en la antigua Escuela de la Misión St. Eugene, cerca de Crankbrook, en la Columbia Británica, dijo la comunidad indígena de Lower Kootenay en un comunicado.

Hasta la década de 1990, unos 150.000 jóvenes indígenas, inuit y mestizos fueron matriculados por la fuerza en 139 de estas escuelas residenciales, donde los estudiantes fueron abusados física y sexualmente por directores y maestros, que los despojaron de su cultura e idioma.

Más de 4.000 murieron por enfermedades y negligencia en esos internados, según una comisión de investigación que concluyó que Canadá había cometido un “genocidio cultural”.

Trudeau se disculpó el viernes pasado por la “política dañina del Gobierno” y se unió a las llamadas de líderes indígenas para que el papa Francisco vaya a Canadá para disculparse por estos abusos.

La organización de obispos católicos de Canadá dijo que una delegación de pueblos indígenas, incluidos exalumnos de estos centros, fue invitada a viajar al Vaticano en diciembre para reunirse con el papa Francisco.

Sin embargo, ya en 2018 el papa Francisco había evitado disculparse por lo sucedido en estas instituciones ligadas a la Iglesia. (I)