Tras las Perseidas, la lluvia de meteoros que tuvo su pico este 13 de agosto, este mes ofrece otro evento astronómico: la Luna Azul estacional, que podrá contemplarse este domingo 22 de agosto.

Es importante tomar en cuenta que este término no implica que el satélite cambie de color esa noche (mantendrá su tonalidad habitual), y que en realidad existen “dos tipos de lunas azules”.

De acuerdo a la NASA, generalmente esta expresión hace referencia a la segunda luna llena dentro del mismo mes. El último de este tipo de luna llena tuvo lugar el pasado 31 de octubre de 2020, cuando una Luna Azul iluminó el cielo nocturno en Halloween. Pero hay una definición menos conocida, que data de 1528, que se aplica a la tercera luna llena en una temporada con cuatro lunas llenas.

En astronomía, una temporada es el período de tiempo entre un solsticio y un equinoccio, o viceversa. Cada estación (invierno, primavera, verano u otoño) dura tres meses y, por lo general, tiene tres lunas llenas, que ocurren con una diferencia de aproximadamente 30 días.

Publicidad

Sin embargo, el verano de 2021, que comenzó el 20 de junio y termina el 22 de septiembre, tiene cuatro lunas llenas (24 de junio, 23 de julio, 22 de agosto y 20 de septiembre), por lo que la luna llena que ocurrirá este fin de semana tiene este nombre.

Imagen de una "Luna Azul" gracias al uso de un filtro. Foto: NASA

¿Hubo alguna vez una luna de color azul?

Según la NASA, las lunas que son de color azul son extremadamente raras y no tienen nada que ver con el calendario o las fases de la Luna; y tampoco tienen que ser lunas llenas. Cuando una luna adquiere este color, esta tonalidad es el resultado de gotas de agua en el aire, ciertos tipos de nubes o partículas arrojadas a la atmósfera por catástrofes naturales, como cenizas volcánicas y humo.

Además, señala que las lunas de color azul en las fotos se hacen utilizando filtros azules especiales para cámaras o en software de post- procesamiento.

Una luna de color azul ocurrió en 1883, cuando el volcán Krakatoa de Indonesia produjo una erupción tan grande que los científicos la compararon con una bomba nuclear de 100 megatones. La ceniza de la explosión del Krakatoa se elevó a la atmósfera hasta 80 kilómetros.

Aunque de estas partículas de ceniza pueden tener un tamaño de aproximadamente 1 micrón, pudieron dispersar la luz roja y actuar como un filtro azul, lo que hizo que la Luna tuviera este color. Este evento se produjo múltiples veces durante años después de la erupción de 1883. También se conoce que muchos otros volcanes a lo largo de la historia, e incluso los incendios forestales, afectan el color de la Luna.

Como regla general, para que ocurra una Luna azulada, las partículas de polvo o cenizas deben tener un tamaño superior a aproximadamente 0,6 micrones, lo que dispersa la luz roja y permite que la luz azul pase libremente.

Generalmente una “Luna Azul”, de las que obtienen su nombre por el calendario astronómico, aparece de color gris pálido, blanco o amarillento, al igual que la Luna en cualquier otra noche.

Cómo ver la Luna Azul desde Ecuador

Al ser una luna llena, este evento astronómico se podrá observar si el cielo está despejado durante la noche del domingo 22 de agosto. El satélite debería poder verse desde cualquier punto del país. Estará a una distancia de la Tierra de 389.546 kilómetros. (I)