La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos expresó este viernes su solidaridad con el episcopado nicaragüense “al crecer las amenazas a la Iglesia católica en Nicaragua en medio de la crisis social y política local”.

“La fe del pueblo nicaragüense, que se solidariza con sus obispos y sacerdotes, es una inspiración para todos nosotros”, afirmó David Malloy, presidente del Comité sobre Justicia y Paz Internacional de la Conferencia de Obispos de EE.UU., en un comunicado de la organización.

Agentes de la Policía de Nicaragua ingresaron este viernes al Palacio Episcopal de la diócesis de Matagalpa, unos 130 kilómetros al norte de Managua, y arrestaron al obispo Rolando Álvarez y a siete de sus colaboradores, quienes se encontraban recluidos allí desde el 4 de agosto.

Publicidad

Monseñor Álvarez, de 55 años de edad, es un crítico del Gobierno del presidente nicaragüense Daniel Ortega, y su detención sigue a la expulsión este año del nuncio apostólico Waldemar Stanislaw Sommertag, el encarcelamiento de tres sacerdotes y la clausura de ocho radioemisoras católicas.

"Hoy expreso nuestra firme solidaridad con nuestros hermanos en el episcopado nicaragüense, junto con sus sacerdotes y misioneros extranjeros, en su llamado a proclamar libremente el Evangelio y vivir la fe", añadió Malloy, obispo de la diócesis de Rockford, en Illinois.

Malloy recordó que en 2018 el arzobispo de las Fuerzas Armadas estadounidenses, Timothy Broglio, "viajó a Nicaragua para expresar la solidaridad de la Conferencia Episcopal estadounidense" con sus "hermanos en ese país".

Sacerdotes de Nicaragua piden el cese de la persecución a la Iglesia católica

Asimismo señaló que el obispo Juan Antonio Cruz Serrano, observador permanente del Vaticano en la Organización de Estados Americanos, había afirmado recientemente que "la Santa Sede no puede dejar de expresar su preocupación", por el conflicto entre la Iglesia y el Gobierno en el país centroamericano.

Publicidad

El Gobierno de Ortega, quien lleva 15 años en la Presidencia de Nicaragua, también este año quitó de la programación de televisión por suscripción a tres canales católicos, ha allanado una parroquia y expulsó a 16 misioneras de la orden de la Madre Teresa de Calcuta. (I)