Los científicos de la NASA, agencia espacial estadounidense, estallaron en aplausos y gritos de júbilo la tarde este lunes cuando la misión DART, una nave lanzada en noviembre de 2021, impactó contra un meteorito ubicado a unos 11 millones de kilómetros de la Tierra.

Con esta acción, Estados Unidos quiso este lunes demostrar que planea apoderarse de la defensa planetaria.

Aunque aseguran que con la tecnología actual, atacarlo para intentar desviar la trayectoria de un asteroide con el impacto de una nave espacial es por el momento la única forma de defender la Tierra de un objeto que se aproxima, los científicos han pensado también otras ideas, a más de la misión DART, como una manera de defender a la Tierra.

Publicidad

Científicos rusos, en un artículo de 2018 publicado en el “Journal of Experimental and Theoretical Physics”, analizaron el escenario de una detonación directa. Éstos construyeron modelos de asteroides en miniatura y les dispararon con láser. Demostraron que hacer estallar un asteroide de 200 metros requeriría una bomba 200 veces más poderosa que la que explotó sobre Hiroshima en 1945.

Otras ideas propuestas incluyen un “tractor de gravedad” o una misión para hacer explotar el hipotético objeto con un arma nuclear, el método preferido por Hollywood.

Impacto cinético

Esta técnica es la que experimentó la NASA este lunes. Consiste en chocar contra un asteroide con una nave, con el fin de “empujarlo” ligeramente, y así desviar su trayectoria.

Esta primera prueba permitirá comprender cómo reacciona el asteroide y, por lo tanto, calcular mejor la fuerza necesaria en el futuro.

Publicidad

Si la amenaza de impacto de un asteroide contra la Tierra fuera real, habría que lanzar una misión con uno o dos años de anticipación para enfrentarse a un asteroide pequeño, o décadas antes del impacto proyectado para objetos de cientos de kilómetros de diámetro.

Un objeto más grande podría requerir el impacto de múltiples naves espaciales.

Tractor de gravedad

Si la aproximación de un objeto se detecta años o décadas antes de que impacte contra la Tierra, se podría enviar una nave para volar a su lado durante el tiempo suficiente para desviar su trayectoria con una atracción gravitacional por parte de la nave, creando un “tractor de gravedad”.

“La virtud” de este método es su “total buena comprensión”, porque “sabemos cómo funciona la gravedad”, dijo Tom Statler, científico del programa DART en una sesión informativa de noviembre.

Publicidad

Sin embargo, la masa de la nave espacial sería un factor limitante, y los tractores de gravedad serían menos efectivos para los asteroides de más de 500 metros de diámetro, que son precisamente los que representan una mayor amenaza.

En un artículo de 2017, ingenieros de la NASA propusieron que la nave espacial extraiga material del asteroide para mejorar su propia masa y, por lo tanto, la gravedad.

Pero ninguno de estos conceptos ha sido probado y se requerirían décadas para construirlo, probarlo y lanzarlo.

Explosión nuclear

Otra opción es lanzar bombas nucleares para redirigir o destruir al asteroide.

Publicidad

Pero las armas atómicas son controvertidas y están prohibidas para su uso en el espacio exterior, aunque de acuerdo a un artículo publicado por la NASA la explosión podría servir como “último recurso” en caso de que fallen los otros métodos.

Lori Glaze, directora de la división de ciencia planetaria de la NASA, dijo en 2021 que la agencia creía que la mejor manera de desplegar las armas sería a cierta distancia del asteroide para impartir fuerza al objeto sin hacerlo estallar en pedazos más pequeños que luego podrían multiplicar la amenaza a la Tierra. (I)