Un tribunal de Países Bajos resolvió este lunes que los choferes de Uber en ese país se encuentran de manera efectiva bajo contrato laboral y no son trabajadores independientes, en un nuevo golpe al gigante estadounidense líder en servicios de autos con conductor.

Esta sentencia, en un caso presentado por un sindicato neerlandés, tiene lugar meses después de otra similar por parte de un tribunal del Reino Unido respecto a los derechos de los conductores de Uber, lo que obligó a la empresa estadounidense a alcanzar un acuerdo sindical por primera vez en el mundo.

“La relación legal entre Uber y esos choferes reúne todas las características de un contrato de empleo”, y los conductores están cubiertos por el convenio colectivo laboral de los choferes de taxi, indicó un tribunal de Ámsterdam en un comunicado.

“Esto significa que Uber estará obligada a suscribir contratos laborales con sus conductores (...) lo que significa que, en determinadas circunstancias, estos tienen derecho a un pago retroactivo”, señaló el tribunal.

La Federación de Sindicatos Nacionales (FNV) holandesa llevó a Uber ante los tribunales en diciembre pasado, alegando que los taxistas y los conductores de esta empresa compartían un mismo acuerdo laboral, y que estos últimos con frecuencia ganan menos del salario mínimo.

Uber, que insiste en que solamente brinda una plataforma técnica para vincular a conductores y clientes independientes, advirtió que apelará la sentencia.

“Estamos decepcionados con esta decisión (judicial) puesto que sabemos que la gran mayoría de los conductores quieren continuar siendo independientes”, declaró Maurits Schoenfeld, gerente de Uber para el norte de Europa, en un comunicado a la AFP.

“Los choferes no quieren renunciar a su libertad de elegir cuándo y dónde trabajar”, añadió.

En marzo, Uber indicó que por primera vez en el mundo estaba otorgando a sus conductores en el Reino Unido el estatuto de trabajadores, con beneficios que incluyen un salario mínimo. (I)