El Consejo Nacional Electoral (CNE) aprobó el presupuesto que requiere para su ejercicio fiscal del 2022, por un valor que bordea los $ 40 millones.

El próximo año, el CNE se declarará en periodo electoral para organizar los comicios seccionales del 2023, en los que también se elegirá a los vocales del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS). Pero, previamente, aprobó este 6 de octubre, con cuatro votos a favor y la abstención de la consejera Elena Nájera, la proforma presupuestaria del Plan Operativo Anual del 2022, por $ 40′147.360.

De este total, $ 20′150.592 se planifican para la planta central del Consejo, $ 15′457.384 para las delegaciones provinciales, $ 539.384 para el Instituto de la Democracia y $ 4 millones provenientes de autogestión.

Papeletas presidenciales que se imprimieron con error están embodegadas en un coliseo y sin utilidad, concluyó la Contraloría

Según las cifras oficiales, en los últimos cuatro años el Ministerio de Economía y Finanzas ha realizado recortes presupuestarios que alcanzaron los $ 15′506.000.

Publicidad

Esto porque en el 2018 se le asignó un presupuesto de $ 43′153.283, en tanto que para el 2021 fue de $ 27′646.877.

De los $ 40 millones que solicita el CNE para ejecutar sus actividades, el rubro más alto está contemplado como egresos para el personal con relación de dependencia, que es de $ 23′247.015, tanto para la planta central y las delegaciones provinciales como para el Instituto de la Democracia.

Durante la plenaria hubo molestia entre los consejeros porque los $ 4 millones que se contemplan como ingresos de autogestión no son devueltos por la cartera de Finanzas.

Esta autogestión proviene de los recursos que se cobran por efecto de las multas a los ciudadanos que, por ejemplo, no acuden a votar, no se capacitan para integrar una junta receptora del voto o no integran las juntas.

El consejero José Cabrera alertó de que este valor se está tomando en cuenta dentro del plan operativo; pero ¿qué podría suceder si no se les devuelve?, se preguntó.

“En los últimos cinco años, el Ministerio de Finanzas jamás ha devuelto este valor de autogestión. Estos valores que servían para el CNE se depositan en la Cuenta Única del Tesoro Nacional y no existe ningún sustento legal que garantice que el Ministerio hará la devolución de esos ingresos”, dijo.

Publicidad

CPCCS enmienda reglamento y resuelve que los vocales electorales sorteados para terminar sus funciones permanecerán hasta que se elijan a sus remplazos

La presidenta del organismo, Diana Atamaint, les explicó que durante el gobierno pasado el Ministerio sí había asignado $ 1′800.000 de la autogestión, pero se había llegado a un acuerdo para que esos recursos se usen en la promoción electoral de candidatos (aunque no precisó de qué proceso electoral) debido a la crisis económica.

El vicepresidente Enrique Pita puntualizó que la institución debe exigir la devolución de esos ingresos, y cuestionó que se haya decidido usar el $ 1′800.000 en promoción electoral.

“El haber aceptado que ese dinero se haya usado para promoción electoral es una irregularidad tremenda, porque no se puede haber financiado promoción electoral con dinero que es de la autogestión”, lamentó Pita.

Finalmente, el pleno resolvió aprobar el presupuesto e intentar mantener reuniones con las autoridades gubernamentales para que se asigne el presupuesto solicitado.

Diana Atamaint entrega más de 3.000 firmas de respaldo para reformar una ley

La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Diana Atamaint, entregó este 6 de octubre a la Red de Mujeres Amazónicas 3.544 firmas de respaldo para reformar la Ley Orgánica para la Planificación Integral de la Circunscripción Territorial Amazónica.

El objetivo es que dentro de la norma se incluyan artículos que prevengan y erradiquen la violencia de género en las mujeres que habitan la región Amazónica.

Estas rúbricas deberán ser calificadas por las áreas técnicas del mismo CNE para que una de las comisiones especializadas de la Asamblea Nacional tramite la iniciativa popular normativa.

Según Atamaint, el proceso de recolección de firmas se había hecho “de forma espontánea”. (I)