La tarde de este miércoles la Cancillería ecuatoriana anunció que llamaba a consultas a su embajador en Argentina, Juan Vásconez, para analizar las relaciones entre los dos países luego del inconveniente iniciado por un pronunciamiento del presidente argentino, Alberto Fernández, sobre su homólogo ecuatoriano.

Fernández habló el lunes último, en una entrevista con el canal local CN5, que el no sería como el presidente ecuatoriano Lenín Moreno y no se pelearía con su vicepresidenta, Cristina Fernández, quien fue la primera mandataria del país entre 2007 y 2015 y que aceptó ser su segunda en la papeleta para que pueda ganarle al entonces presidente Mauricio Macri, quien buscaba la reelección.

El mandatario argentino emitió el comentario “yo no soy Lenín Moreno” de manera despectiva ante la pregunta de qué pensaba sobre quienes esperaban o esperan que haya una fractura entre las facciones del presidente y la vicepresidenta -las cuales suelen tener fuertes discrepancias-, y pase lo que ocurrió en Ecuador con la división entre Moreno y Rafael Correa.

Previamente, en la mañana, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador notificó que había instruido a la embajada en Buenos Aires que presente una “enérgica protesta” formal al ministerio de Exteriores de Argentina por las declaraciones.

“El Gobierno ecuatoriano no acepta que se realicen comparaciones insultantes para con el Presidente de la República del Ecuador”, dijo el ministerio en un comunicado. (I)