El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, anunció a través de su cuenta de Twitter que designó al expresidente ecuatoriano Lenín Moreno como comisionado para Asuntos de Discapacidad.

En la misma red social, Moreno le agradeció: “Gracias @Almagro_OEA2015 por este encargo. Trabajar nuevamente por los derechos y la inclusión de todas las personas con discapacidad desde la OEA es recordar los grandes momentos de la Misión Manuela Espejo del Ecuador”.

Moreno dejó el poder el 24 de mayo de este año; permaneció unos meses en el país y en agosto viajó a Estados Unidos. En principio le comunicó a la Asamblea Nacional que se ausentaría por tres meses, pero luego informó que sería un tiempo más.

En septiembre pasado fue formalmente presentado como profesor residente invitado del programa del Centro Adam Smith para la Libertad Económica, de la Universidad Internacional de Florida, en Estados Unidos.

No es la primera vez que Moreno recibe un encargo como el que tendrá en la OEA: en el 2013 fue enviado especial sobre Discapacidad del exsecretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon, con una estadía pagada en Suiza por el gobierno de Rafael Correa, del cual fue vicepresidente. Dejó esas funciones en el 2016 para participar en la campaña presidencial del 2017.

Según el sitio web de la OEA, “la completa integración de personas con discapacidad en las sociedades de los países de las Américas se ha convertido en una importante prioridad para la OEA”.

En esa línea, indica, el organismo ha adoptado la Convención Interamericana para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra las Personas con Discapacidad (Ciaddis); y la Asamblea General también declaró el Decenio de las Américas por los Derechos y la Dignidad de las Personas con Discapacidad (2006-2016), con el objetivo de “lograr el reconocimiento y el ejercicio pleno de los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad, y su derecho a participar en la vida económica, social, cultural y política y en el desarrollo de sus sociedades, sin discriminación y en pie de igualdad con los demás”; esto se implementa a través de un plan de acción impulsado por una secretaría técnica. (I)