El general en servicio pasivo y ahora ministro de Defensa, Luis Hernández, señala que se requiere la aprobación de leyes por parte de la Asamblea Nacional para hacer cambios sustanciales en las Fuerzas Armadas (FF. AA.) y en este ámbito insiste en que es necesaria una reglamentación sobre el uso progresivo de la fuerza, un tema que ya fue impulsado en el gobierno de Lenín Moreno por parte de Oswaldo Jarrín, pero declarado inconstitucional por la Corte, en la forma y en el fondo, entre otras cosas, por posibles afectaciones a los derechos humanos.

En entrevista con EL UNIVERSO, Hernández se refiere a cuáles serán las líneas de su trabajo, el papel de los militares en estados de excepción y en colaboración con la Policía nacional, los límites y las limitaciones que tiene, el presupuesto que requerirá para implementar los cambios, la premilitar y otros temas.

¿Cuáles son los encargos específicos que le ha hecho el presidente en esta coyuntura política y social que atraviesa el país?

La política del Gobierno es mejorar la seguridad, esos son los macros; en los temas coyunturales, ahora, hay la delincuencia, es por eso el Estado de excepción (...) No es que la delincuencia va a terminarse, pero vamos a lograr que no sea un dolor de cabeza en la población. Tenemos el tema del control de la minería ilegal, de las fronteras, del mar, y, más que nada, lo más importante, es controlar el territorio, eso es una tarea permanente.

Publicidad

En el ámbito de la seguridad ciudadana, en este momento hay un estado de excepción. ¿Qué pueden hacer las FF. AA. en torno a los operativos, tomando en cuenta, justamente, los límites que tiene en el asunto del control de la violencia y el uso de la fuerza?

Los límites son que nosotros no podemos hacer detenciones, para eso está la Policía (...) No es lo mismo que un policía vaya solo a una zona, a que vaya con dos soldados, solamente el hecho de que vayan más ya es una aspecto disuasivo, facilita, es esa la tarea, complementaria, es eso lo que estamos haciendo ahora.

Corte declaró la inconstitucionalidad del Acuerdo 179, relativo al uso progresivo de la fuerza militar

No me respondió la parte del uso progresivo de la fuerza, ¿cuál sería el límite?

El uso progresivo de la fuerza, lógicamente, es algo que nos limita, pero las FF. AA. no van a utilizar las armas, por supuesto solamente en legítima defensa (...) es una limitación, pero eso no quiere decir que no vamos a cumplir nuestra misión de la mejor manera posible, con limitaciones, pero lo haremos.

¿Las FF. AA. de la Guerra del Cenepa, de hace 25 años, que defendían las fronteras y el territorio, están preparadas para enfrentar problemas que trascienden las fronteras como la delincuencia organizada transnacional, el narcotráfico, la trata?

Indudablemente, los escenarios ahora son diferentes, pero las FF. AA. ahora tienen que adaptarse, por eso que el presidente ha ofrecido fortalecerla tanto en el aspecto material como humano y también nosotros pedimos a la Asamblea que nos ayude en la leyes que permitan a las FF. AA. estén en mejores condiciones para nuevos escenarios

Publicidad

Oswaldo Jarrín presentó tres leyes, la de Seguridad Marítima se aprobó, queda pendiente la de Seguridad del Estado, y la de Personal y Disciplina, ¿a esas se refiere o hay otras?

A esas y a otras que vayamos sacando, sin esos instrumentos legales, (un militar) puede estar bien equipado, puede tener todo, pero hace falta lo otro (...) esto es una tarea de toda la sociedad.

¿Cuáles son las reformas principales que se requieren de parte de la Asamblea?

Tenemos el tema del uso progresivo de la fuerza que tiene que ser revisado, la ley de personal que mejora la disciplina y eso nos facilita tener mejor control con elementos malos que hay en toda institución, eso es importante.

¿Cómo se debe revisar el uso progresivo de la fuerza?

Antes que revisar, yo quisiera que -el tema que fue rechazado por la Corte Constitucional- se tome en cuenta que eso (el Acuerdo 179) fue hecho a base de los estándares internacionales, ahí no hay nada que salga fuera de los estándares internacionales, pero también hay que ver que hay ciertas realidades que podrían ocurrir, imagínese que hay gente que amenace entrar a un cuartel, ¿qué va a pasar?, en un cuartel hay explosivos, armas letales, eso en manos de personas que no sean de las FF. AA. es un peligro para la sociedad, ¿qué va a hacer las FF. AA. en esa circunstancias?, tiene que haber leyes al respecto, y existen en todos los países el momento que acciones como esas se producen... necesitamos una reglamentación, una ley.

¿Los militares en este momento se sienten de alguna forma desprotegidos en cuanto a lo que podría pasar en movilizaciones o protestas, tomando en cuenta que no hay una reglamentación en el uso progresivo de la fuerza?

Claro, o sea, nos sentimos con límites, no totalmente restringidos, pero esos son límites, obviamente, vivimos en un Estado democrático y esas cosas pueden suceder, pero también se necesita realizar una acción conjunta para ver qué es lo que se puede permitir de manera que no se afecte al cumplimiento de la misión, eso es lo importante, o sea, la racionalidad en todo: en la ley y en el uso de la fuerza.

Luis Hernández reemplaza a Fernando Donoso en el Ministerio de Defensa

¿Van a enviar un nuevo proyecto?, porque en la Asamblea hay uno ya de uso progresivo de la fuerza para todas las instituciones de la fuerza pública.

Sí, estoy revisando, estoy pocos días en el ministerio, ahora estamos atendiendo esta coyuntura importante que es lo que más nos preocupa.

Ahora que es ministro de Defensa y después de la experiencia de octubre del 2019, ¿cuáles son las cosas que se pudieron haber hecho mejor por parte de las FF. AA.?. En ese momento Oswaldo Jarrín llamaba a aplicar una política más dura; ahora, el presidente Guillermo Lasso también ha dicho que no permitirán incendios, etc.

Es fácil hacer críticas cuando es partido y está jugado, pero los actores son diferentes, las situaciones son diferentes, nosotros vamos a tener los mismos instrumentos legales, las mismas fuerzas armadas que tuvo el gobierno anterior, pero ahora tenemos un presidente que toma decisiones, un presidente que a velar por el bien de la mayoría de los ecuatorianos y actuando con la ley y con firmeza nosotros vamos a hacer que los ciudadanos puedan ejercer sus derechos y que no haya otro grupo que esté interfiriendo esos derechos.

¿Existe entrenamiento de contrainsurgencia y contraguerrilla en las FF. AA.?

En la contrainsurgencia nos hemos entrenado toda la vida, yo mismo hice el curso en Brasil, obviamente, en los últimos años no ha sido necesario emplear las FF. AA. en esos términos, pero siempre esa capacidad se la mantiene, como todo, porque no se sabe qué puede pasar a futuro.

¿Y ahora hay algún indicio de que exista esto en el país? ¿Guerrillas urbanas o contrainsurgencia?

No tenemos indicios, pero hay ciertos actos violentos que nos hace pensar que puede derivar a eso, y esperemos que no suceda, es por eso que estamos haciendo las acciones preventivas, el estado de excepción es una forma de prevenir, de preparar a las FF. AA. y a la Policía para esos escenarios.

Usted decía que el presidente ha ofrecido apoyar a las FF. AA., ¿esto incluye alguna inversión adicional en equipamiento, infraestructura?

Cuando yo le presenté al presidente las necesidades tendrán que revisarse los presupuestos y de acuerdo con la disponibilidad del dinero, se asignará.

Hay algún estudio o estadística que pruebe que la intervención de las FF. AA. en temas de seguridad ciudadana, como está ocurriendo en este estado de excepción, baje los índices de violencia, inseguridad y delincuencia.

Claro, estos días del estado de excepción se ha capturado a gente que estaba haciendo acciones ilegales, hay efectos, resultados. Cuando concluya este periodo se podría pasar a las estadísticas con datos reales. La evaluación viene después de la ejecución (...) al final habrá un resultado.

¿Cómo va a manejar el tema de la seguridad social en las FF. AA.?

Está presentada una ley a la Asamblea, esperamos que eso camine, como ministro entregaré las necesidades sobre ese tema.

Se está pensando en una reestructuración de las tres ramas de las FF. AA., ¿en qué líneas sería?

Tendré una idea más clara (después). Queremos optimizar recursos, tener una institución que transite mejor en los nuevos escenarios con el cambio climático (...) Que la capacidad instalada que tienen las FF. AA. sean lo más útil posible para el pueblo ecuatoriano y para la política del gobierno.

En el anterior gobierno se promovió la venta de los helicópteros Druhv, ¿usted va a hacerlo?

Tengo que revisar ese detalle, en este momento mi energía está puesta en hacer las reestructuraciones adecuadas para mi nuevo periodo y, obviamente, la coyuntura por el tema de la seguridad.

¿Cómo se vincula al gobierno de Guillermo Lasso, quién le conecta o usted ya tenía amistad al presidente?

Fui llamado por el señor presidente, yo soy un ciudadano siempre presto a colaborar y esa fue la forma (...) yo estaba haciendo mis actividades privadas.

¿Qué es lo que le identifica con el actual gobierno?

En primer lugar, siempre, como ciudadano: servir a mi país; en segundo lugar, es un gobierno elegido democráticamente por una gran mayoría de ecuatorianos; y tercer lugar, es un gobierno que está haciendo lo que el país necesita para salir de este abismo en el que nos ha metido la política a lo largo de muchos años. (I)