A pocos días del Informe a la Nación que dio el presidente Daniel Noboa, el 24 de mayo, la secretaria nacional de Planificación, Sariha Moya, defendió las cifras de obras y resultados que se proyectaron en la intervención del mandatario y explicó a qué se debe el incremento de casos de extorsiones y secuestros.

En entrevista con EL UNIVERSO, la funcionaria resaltó que en los seis meses de Gobierno la prioridad ha sido garantizar la provisión de servicios. Y adelantó algunos de los proyectos que vendrán en los siguientes meses.

Publicidad

¿En qué se ha podido avanzar del Plan Nacional de Desarrollo?

Plan Nacional de Desarrollo consta de cinco ejes: social, productivo y económico, infraestructura, energía y medioambiente, institucional, y se adiciona el eje de riesgos debido a la última ley de riesgos, pero las temáticas siempre estuvieron transversalizadas en los otros ejes. Ahora se los agrupa en este eje de riesgos para dar cumplimiento a la norma.

¿En qué áreas se va a trabajar desde la visión de riesgos?

Trabajamos en todas las áreas. En la parte social estando preparados para poder atender a la ciudadanía, ante un caso de emergencia. En la parte de la producción tenemos que generar mecanismos de producción y ayudarle al sector privado para que su producción esté más protegida ante los cambios climáticos. Y en el eje de infraestructura y energía es muy importante ir migrando hacia energías sostenibles, energías limpias, que nos permitan tener buenos márgenes de maniobras cuando enfrentamos crisis climáticas, que es lo que ya está haciendo el Ministerio de Energía.

Publicidad

¿Cuáles son los puntos del Plan de Desarrollo donde ha tenido mayor relevancia el trabajo hasta ahora?

La data estadística en sí se hace con corte anual; por lo tanto, tener el dato estadístico de tres meses no aplica. Lo que sí tenemos es un seguimiento a la implementación de las políticas públicas y a las estrategias. Este Plan Nacional de Desarrollo es el primero que aterriza a nivel de estrategia, que es él cómo. La política es el “qué queremos hacer”, la estrategias es “el cómo”. Y también algo muy importante, que es quién lo hace. Lo que el presidente Daniel Noboa hizo desde el principio es organizar a sus ministros, de acuerdo con sus ejes de trabajo. Tenemos gabinetes muy bien definidos. Y es por eso que en el Informe a la Nación se divide por estas mismas temáticas los avances que hemos tenido. En el tema de lo social, lo más importante era garantizar la provisión de los servicios públicos. Es muy diferente recibir (el gobierno) y posesionarse en mayo, cuando tienes la liquidez que te da la recaudación tributaria de abril... que estar entrando (al gobierno) a finales de noviembre, (cuando) en diciembre es el cierre del año fiscal, con un déficit que asciende a más de $ 5.000 millones. Lo primero que hicimos fue garantizar la provisión de los servicios sociales; es decir, que educación, salud, estén cubiertos.

¿Estos primeros meses han sido más de organización de los gabinetes?

No, los gabinetes estuvieron organizados desde noviembre. Más bien fue dar prioridad a la continuidad de los servicios públicos, porque no solo es pagar sueldos. Esto es parte de la implementación de la política pública, porque aquí se hace una optimización y muchos ministros empiezan a hacer cambios en la forma en la que se proveen los servicios para que estos sean más eficientes. En ese sentido, lo que hicimos fue ver cuáles son las obras que teníamos que entregar en estos primeros seis meses; que son las obras que fueron mostradas dentro del Informe a la Nación.

¿De esas obras, cuántas fueron planificadas e iniciadas en este Gobierno? Porque algunos fueron proyectos que iniciaron en el Gobierno anterior

La obra pública tiene un proceso de contratación de alrededor de tres meses. Entonces, realmente decir que vas a iniciar y terminar una contratación pública en cinco o seis meses no es lo correcto. Encontramos muchas obras paralizadas, porque no habían tenido ni siquiera el pago del anticipo. El Ecuador tiene muchas obras que no fueron terminadas o que finalmente no llegaron a la ciudadanía en la forma en la que fueron inicialmente estructuradas. Lo que sí hay que hacer, incluso, porque ya se han destinado recursos a esas obras, es verificar el estado en el que están y esto es un trabajo muy minucioso, que se lo hace obra a obra, para verificar cuál podemos entregar a la ciudadanía y dónde es el uso más eficiente de los recursos públicos. Nosotros también hemos iniciado obras, el presidente ha hecho primeras piedras, se están haciendo recorridos. Eso no quiere decir que nosotros, como gobierno, vamos a llegar y no vamos a entregar las obras que necesita la ciudadanía, por no destrabarlas en las fases administrativas en las que quedaron paralizadas.

Informe a la Nación 2024: puentes, créditos a los Gobiernos locales e inversión en energía destaca Daniel Noboa en el eje de infraestructura

¿El mayor mérito, por lo que le entiendo, es activar lo que estaba paralizado, revisar lo que ya estaba planificado y terminarlo?

No es uno de los mayores méritos. Es una de las cosas más importantes que se tenían que hacer, sí. Creo que los logros más grandes están en la gestión que tienen los gabinetes. El gabinete de lo social tenía la meta de entregar dos obras emblemáticas -obras que reúnan los servicios de varias carteras de Estado-, para estas obras se hubieran necesitado muchísimos recursos, si es que no se hubiera verificado cuáles son los bienes que, por ejemplo, estaban abandonados (...) Para nosotros, lo importante, nuestro logro más grande es llegar con los servicios a la ciudadanía.

¿No habría sino responsable y atinado que el presidente Daniel Noboa (en el Informe a la Nación) haga estas precisiones de decir que encontraron tal cantidad de proyectos que estaban estancados y los recuperaron? Porque en la manera cómo lo pronunció daba la impresión de que todo lo que se describió se hizo en este poco tiempo.

Es que se hizo en este poco tiempo, porque muchas obras no tenían ni siquiera anticipos. Es muy importante para nosotros en este informe, más que cualquier cosa, explicar qué es todo lo que hemos entregado a la ciudadanía. En todo eso que hemos entregado hay cosas que las hemos iniciado, hay cosas que las hemos destrabado, pero lo más importante es que fuimos muy estratégicos en el uso de los recursos públicos. Se han entregado obras prácticamente cada semana, para los diferentes sectores que podemos tener. Ese era el principal mensaje (del Informe a la Nación), que nosotros somos un gobierno dinámico, proactivo, que una restricción financiera y un conflicto armado interno no van a hacer un pretexto para no entregar obra pública.

Sariha Moya, máxima autoridad de la Secretaría Nacional de Planificación. Foto: Cortesía Secretaría de Planificación.

Plataformas de verificación de datos, como Lupa Media, han hecho observaciones sobre las cifras del Informe a la Nación, han destacado imprecisiones y algunos datos que, al parecer, no corresponderían con otros oficiales. ¿Qué decir sobre esto?

Todos los datos presentados en el Informe a la Nación fueron reportados por los ministerios encargados de la ejecución de la política pública a la que está vinculado el dato. Es decir, cuentan con firmas de responsabilidad de las máximas autoridades. Por ejemplo, hubo observaciones con respecto al dato de los operativos (policiales). Los operativos se realizan a través del sistema de desconcentración que tiene la Policía Nacional, que está desconcentrada en alrededor de 1.100 circuitos y alrededor de 2.000 subcircuitos, y los operativos se realizan a todo nivel. Es lógico que pueden llegar al número de los 700 (operativos) diarios, que era lo que decían que es imposible. Eso no es imposible. A parte, se han intensificado todos estos operativos. Ese dato, por ejemplo, corresponde a un registro administrativo de la Policía Nacional, que vino firmado por las máximas autoridades, tanto de la Policía Nacional como del Ministerio del Interior. Quien asevere que ese dato es incorrecto debería tener una prueba de ello. Lo mismo puede suceder con el dato de los homicidios intencionales.

¿Qué pasó ahí?

Hubo un cambio de política importante a partir de los decretos que declaran el conflicto armado interno. Y es por eso que la Policía empezó a medir qué pasa en las semanas de gobierno del presidente Noboa versus las semanas del previo a su gestión, en la misma cantidad de semanas para que sea comprable. Entonces, se compara alrededor de 22 semanas versus las anteriores 22 semanas, para ver qué pasó con el número de homicidios y ahí es lo que se ve la reducción del 27 % (de homicidios). Lógicamente, también se puede comparar el dato abril versus abril, que es la disminución del 17 %, pero en ningún momento se está mintiendo a la ciudadanía. Se está haciendo una evaluación de los seis meses de gestión versus los anteriores seis meses. ¿Por qué se lo hace así? Porque hubo un cambio, un quiebre, en el manejo de la política pública de seguridad; por lo tanto, ameritaba que la Policía haga este tipo de análisis para ver si es que está funcionando. Durante los últimos años solo hemos visto un incremento de los homicidios todo el tiempo. Nosotros quebramos la tendencia, la tendencia cambió y eso es algo que el Ecuador no ha visto en muchísimos años.

Informe a la Nación del presidente Daniel Noboa no convenció a la mayoría de los asambleístas

Es cierto, han reducido los homicidios, pero ha habido otros delitos que desgraciadamente están en aumento: extorsiones, secuestros.

Hay dos tipos de datos dentro de la seguridad. El uno es este registro administrativo que es la tasa de homicidios, que cuando una persona es asesinada de forma intencional está registrado tanto en el parte como en el Registro Civil. Y luego tenemos los que salen de las denuncias. Acordémonos que el Gobierno y creo que muchos actores han pedido a la ciudadanía que confíe en las fuerzas del orden y que denuncie. La ciudadanía no estaba denunciando. Y las denuncias siempre van a tener un dato sombra. Si bien es cierto que ahora hay más denuncias de los secuestros, de las extorsiones, no podemos aseverar, ni en ningún dato de denuncia se puede aseverar, que eso implica un incremento respecto al dato previo, porque en el dato previo también había dato sombra, porque hay mucha gente que no denuncia.

¿Usted atribuye a que ahora las personas tienen más confianza en denunciar y por eso vemos más cifras?

Lo que estoy diciendo es que se ha pedido a la ciudadanía que denuncie cuando se enfrenta ante un acto de violencia. Y lo que estoy diciendo es que este tipo de indicadores tienen datos sombras, entonces eso no se puede perder de vista. Yo no puedo asegurar que antes había más o menos (secuestros y extorsiones) porque siempre va a haber el tema del dato sombra. Que es un dato referencial, sí. Pero estamos en una situación de conflicto armado interno, en el cual sí hemos tenido más registros de denuncia, porque precisamente estamos pidiendo y se ha escuchado a los comandantes generales de las fuerzas del orden que han pedido a la ciudadanía que denuncien los actos delictivos.

En el Informe también se indicó que hay más de 32.000 personas detenidas. ¿Cuántos finalmente están atravesando por un proceso judicial? Porque si nos quedamos solamente con el dato de los 32.000 detenidos, pensaríamos que las cárceles se habrían desbordado hace rato.

El Informe a la Nación rinde cuentas de la gestión del Ejecutivo. Y como Ejecutivo, y el deber y trabajo de la Policía es capturar y entregar a la justicia. Una vez que las personas están en el ámbito de la justicia, le corresponde a la Función Judicial (explicar) cuántos están en cada etapa, qué ha pasado con cada uno de ellos. Lo que sí ha hecho el Gobierno es que cuando se han capturado objetivos de gran valor y estos salen, se comunica.

En el Informe faltó algún anuncio de lo que vendrá en los siguientes meses. ¿Me puede adelantar algún proyecto en que esté trabajando el Gobierno?

Nosotros tenemos planificadas entregar alrededor de 100 obras más, en lo que resta del Gobierno. Estas obras están encaminadas en vivienda, en salud, en educación. Tenemos planificado entregar nuevas escuelas. Tenemos planificado entregar nuevos, repotenciados, centros deportivos alrededor del país. Tenemos planificado entregar trece parques inclusivos que están dentro de nuestra planificación. También tenemos obras en vialidad, algunas ya pudimos entregar en meses pasados los anticipos. Y de esas obras que las hemos iniciado tal vez no lo hablamos porque nuestra prioridad en este momento era decir lo que ya entregamos. Y sí, lógicamente vamos a entregar más obra pública. (I)