Con una amoladora uniformados de la Policía Nacional tuvieron que cortar diversos pilares metálicos de una caseta o “garita” en el pabellón 10 del Centro de Privación de Libertad de Varones de Guayaquil, conocido como la Penitenciaría del Litoral. Allí descubrieron que se guardaban más de 5.000 sobrecitos y paquetes de sustancias sujetas a fiscalización. Y en esa misma estructura, en la parte del techo estaba oculto un fusil marca American Táctica con cinco alimentadoras para munición de calibre 5.56.

Esto se halló en un operativo, que se desarrolló desde las 06:00 de este martes 24 en ese pabellón, en uno de los controles. Esta requisa se realizó como parte de los controles rutinarios luego de continuos amotinamientos, intentos de fugas y hasta asesinatos en esa cárcel. En menos de 48 horas, el pasado domingo, se reportó un disturbio en que se produjo la muerte de un recluso, según el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de Libertad y a Adolescentes Infractores del Ecuador (SNAI).

Desde ese día se empezaron a desarrollar diversas requisas y revisiones en el interior de los pabellones, lo que reveló que los reclusos habían construido una especie de piscina en el pabellón 6. En ese sitio se había reconstruido un área de recepción de visitas a un espacio recreativo de piscina. Allí se había dibujado un águila y en otro gráfico hay la representación de la mitad de un león y un águila y tiene los nombres “Fito y Jr-Plata y Plomo”, conocidos líderes de la banda de los Choneros.

El comandante Fausto Buenaño Castillo, jefe policial de la Zona 8 de la Policía Nacional, explicó que no saben cómo los privados de libertad cuentan con armas de fuego como un fusil y hasta con materiales de construcción para su uso personal en los pabellones.

Publicidad

“Era una piscina de cemento, ellos lo habían cerrado todo y lo habían llenado de agua. Aquí se ve que ingresan material porque también vemos que han construido garitas que son construidas como celdas autógenas con material, latones, tienen escaleras para subir a la parte superior de los pabellones, sinceramente hay que hacer un mejor control de esto”, comentó el oficial, y agregó que solo los jefes de pabellones se podían bañar en esa área exclusiva creada por los PPL.

Añadió que en el operativo de hoy también se encontraron una pistola marca Tauros con su alimentadora, 1.500 municiones calibre 9 mm y 5.56, 6.000 paquetitos de sustancias sujetas a fiscalización.

Según el parte policial, también se decomisaron 27 teléfonos celulares diferentes marcas, 3 módems de internet, 1.680 dólares en efectivo, 4 relojes, 3 cadenas plateadas, 68 envolturas plásticas medianas con sustancia blanquecina en su interior, 5 envolturas plásticas de color negro tipo cilíndrica con sustancia de color blanco, 1 envoltura plástica transparente conteniendo una sustancia de color blanquecino, 5 envolturas plásticas color negro conteniendo sustancia vegetal color verdoso, varios cargadores y cables de celulares.

“Era un pabellón que aparentaba ser tranquilo, pero hemos encontrado armas, droga, municiones”, contó Buenaño.

Expertos indicaron que el hacinamiento, la corrupción interna y la falta de preparación de guías son varias causas que generan estos hechos. En el ingreso a esta cárcel se desarrollan controles en varios filtros, incluso no se permite pasar a nadie con un celular adicional al propio para evitar que se den estos equipos a los reos, pero ellos ya cuentan con eso y mucho más, detallan familiares en los exteriores.

Allí muchos se quejaban de que en los ingresos se realiza el control exhaustivo y que adentro los reclusos hacen diversas cosas prohibidas sin el control respectivo.

Publicidad

Ante esto, Buenaño dijo que como ya lo ha hablado con las autoridades del SNAI se debe reforzar los controles no solo a quienes ingresan a pie por cada uno de los filtros, también a quienes ingresan en camiones con diversos productos para abastecer este centro.

En este nuevo operativo, a más de las unidades de inteligencia, policial de contingencia penitenciaria y servicio preventivo también llegaron agentes de grupos policiales como la Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO), Grupo de Operaciones Especiales (GOE) y del Grupo de Intervención y Rescate (GIR).

En Cotopaxi

Un operativo en el que participaron más de 600 uniformados se registró en la cárcel de Latacunga. Allí se encontraron 147 armas blancas, 3 bombas molotov artesanales, celulares y más objetos prohibidos. (I)