La embarcación Lissett transportaba varios productos desde Guayaquil hasta la isla Puná cuando fue interceptada en altamar por cinco hombres armados que iban en una canoa.

Esto ocurrió en el estero Matorrillo, la tarde del domingo. Lo que no sabían los delincuentes es que en la embarcación, entre los pescadores, iba un policía que daba seguridad a la carga. Por eso, cuando los piratas abordaron el barco y realizaron varios disparos para amedrentar a los ocupantes, el ataque fue repelido por el uniformado, quien logró herir a tres de los cinco ladrones.

Dos de ellos fallecieron, un tercero quedó herido y dos piratas lograron huir en su canoa.

Producto del intercambio de proyectiles, un pescador también resultó herido de bala.

Publicidad

Según el reporte policial, cuando los sospechosos notaron la presencia del policía le habrían disparado a matar; el uniformado hizo el uso progresivo de la fuerza y disparó con su arma de dotación.

Tras el hecho, los tripulantes trasladaron a las dos personas heridas hasta el muelle de la Marina para que les brindaran los primeros auxilios

Uno de los fallecidos es Erick Paúl Quinde Crespín, de 22 años. El otro no es identificado aún.

El pirata herido sería Félix Alexander V. V., de 26 años, quien este año ya fue detenido por tráfico de drogas. Él está hospitalizado con vigilancia policial.

En la embarcación se levantaron varios indicios balísticos que permitirán determinar cómo ocurrió el intento de robo.

Los cuerpos de los sospechosos fueron llevados hasta el Centro Forense para las autopsias de ley y a espera de que los familiares acudan a identificarlos. (I)