Los vecinos de la cooperativa Nueva Granada, en el Guasmo central, pasaron el susto de sus vidas este domingo último, cuando tres hombres que llegaron en un Kia blanco dispararon contra al menos un centenar de personas que celebraban un encuentro barrial a propósito de las fiestas de Guayaquil.

Habían cerrado las calles y se disputaban algunos partidos de fútbol, cuando a las 18:20 llegaron los atacantes.

Dos jóvenes fallecieron producto de las balas y cuatro personas más resultaron heridas; entre ellos hay una mujer y un niño de 9 años que está hospitalizado bajo pronóstico reservado y quien no es del sector, pues había llegado con sus familiares a disfrutar de la fiesta.

Los fallecidos son Richard Salvador Cruz, de 21 años, y Milton Flores Tomalá, de 31.

Los heridos son Cleopatra B. J., John C. H., Víctor V. V., Mathías G. P. (9 años).

En las calles, los agentes de Criminalística levantaron 44 indicios balísticos.

Ninguna víctima registra antecedentes penales, sin embargo, la Policía presume que tras el sicariato hay un conflicto entre bandas que se disputan el control de esa zona para la venta de drogas.

Richard Salvador, la otra víctima mortal, era velada a dos cuadras del lugar del crimen. Ese joven tenía una discapacidad auditiva. Sus allegados presumen que al no escuchar los disparos no corrió, como sí lo hizo el resto de moradores que se salvaron de la ráfaga de tiros.

Salvador Cruz es primo de alias Norqui, el menor de edad involucrado en el asesinato de Efraín Ruales, y quien guarda arresto domiciliario en casa de su abuela. El crimen ocurrió a una cuadra de donde se encuentra el menor de edad bajo resguardo policial. (I)