Guayaquil maneja tres niveles de alerta epidemiológica para determinar las restricciones con la finalidad de evitar el incremento de contagios del COVID-19, con base en tres indicadores: casos semanales confirmados, ocupación de camas de cuidados intensivos (UCI) y muertes por el virus.

Desde ayer Guayaquil pasó del nivel de alerta 2 al nivel 1. Esto significa una mayor flexibilización de las medidas sanitarias. Sin embargo, la ciudadanía debe estar consciente de que las medidas de bioseguridad deben seguir cumpliéndose con rigor, pues cada persona es responsable de evitar contagiarse y así no transmitir el virus a las personas que contacta.

La Coordinación de Salud del Municipio de Guayaquil ha informado que la vigilancia epidemiológica del 14 al 20 junio de 2021 registra estabilidad con ligera incidencia a la baja en el número de casos sospechosos de COVID-19, que pasó de 5,5 a 5,3 por cada 10.000 habitantes. La ocupación en salas de cuidados intensivos ha bajado al 75 % y las muertes, a siete de promedio por día.

Debido a la mejora de las condiciones epidemiológicas en el Puerto Principal, en esta nueva fase, sus habitantes ya no tendrán restricción de movilidad vehicular, según la información del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal. Los restaurantes y restobares no tienen restricción de horarios para atender a los usuarios; y los aforos se han incrementado para restaurantes 75 %, congresos 90 %, banquetes 75 % y en el área social 60 %. Sin embargo, continúan prohibidos los eventos públicos masivos.

Los administradores de locales como sus concurrentes deben tener presente que es de vital importancia la correcta ventilación de los espacios comunes. Aunque el programa de vacunación avanza, el virus causante del COVID-19 sigue circulando y se deben prevenir los contagios; de esto dependerá la apertura de más comercios, oficinas, centros educativos, etcétera. La desinfección de manos, el distanciamiento de dos metros entre personas y el uso de mascarillas son imprescindibles. (O)