En las cárceles de Ecuador, como es en la Penitenciaría de Guayaquil y la Regional, se registran constantemente enfrentamientos mortales entre pandillas.



El Estado debe tener el control de las cárceles; realizar trabajo mancomunado con asambleístas, jurídicos, especialistas; extirpar de raíz la corrupción; lograr que las cárceles rehabiliten.


Publicidad


Álex León Ramírez

El sistema carcelario es deficiente, matizado con brotes de violencia para demostrar que la represalia está lista, por lo que se requiere de una profunda reforma. Una alternativa sería implementar la obligación del trabajo en obras públicas, haciendo recaer en el privado de libertad el peso de la manutención y despertando hábitos que le ayuden a no caer nuevamente en algún delito.

Mientras no se adopten medidas para corregir, al menos en parte, el drama que se vive, los prisioneros deberán seguir en un clima de promiscuidad, hacinamiento, extorsión y violencia; que en nada contribuye a su rehabilitación y reinserción social. En los pueblos primitivos, la reacción frente a la violación de un derecho era la de procurarse satisfacción por uno mismo recurriendo hasta la violencia. Los acontecimientos actuales no difieren en mucho de la anarquía que se vive. Con el estado de alarma generalizado en la sociedad, nadie debería atreverse a negar el calamitoso fracaso del sistema penitenciario. (O)


Kerwin Jack Díaz López

Publicidad

¿El Estado tiene el control de las cárceles? Tan solo considerar esta duda ya es muy preocupante. Nos gustaría que no fuera razonable preguntarnos esto, pero cuando el Gobierno anuncia operativos y supuestamente los realiza con éxito, y casi inmediatamente se producen nuevos desmanes dentro de los recintos penitenciarios, nos da la impresión de que no existe un control cierto de la situación carcelaria.

Lo peor es que si el Gobierno nacional no tiene el control del lugar, que se supone es la última instancia de la ley para mantener el orden, entonces ¿sobre qué tiene el control? Es necesario que las autoridades tomen las medidas que sean necesarias para la erradicación de estas bandas internacionales que aparentemente operan con mucha libertad en suelo ecuatoriano. El presidente debe pronunciarse con propuestas que se sientan reales y contundentes contra este monstruo, que son estas bandas delictivas que con toda probabilidad están enraizadas en lo más alto; para al menos dar la sensación de que la paz de nuestra querida patria todavía es rescatable. (O)


Sasha Villavicencio I.

Mano de hierro, un verdadero combate al delito, es lo que se necesita. (O)


David Correa Alvarado

El plan para renovar el sistema carcelario debe incluir la creación de cárceles privadas administradas por personas o empresas competentes y previamente evaluadas.

La creación de cárceles privadas permitirá que se distribuyan las PPL (personas privadas de libertad) en diferentes entornos. El dueño de la cárcel recibiría una suma de dinero por cada reo y guardianía privada haría la vigilancia. No hablo de una empresa que cree nuevas cárceles a nivel nacional, sino de una o un conjunto de personas como usted o yo que deseen ser dueños de una cárcel, con todo lo que ello implica. Si bien esta alternativa no resuelve los problemas de disturbios, motines o corrupción que se puedan dar en estas nuevas cárceles, se podrá observar nuevas obras de arquitectura e ingeniería, así como particularidades en el manejo de los reos. (O)


María Victoria García

Es buena la intención del presidente, pero para enfrentar mafias organizadas ya infiltradas en el país en muchos sectores y con delincuentes nacionales, tiene que existir trabajo mancomunado de políticos, asambleístas, militares, jurídicos, especialistas en mafias, violencia, comandos de alta seguridad..., que no estén contaminados, profesionales honestos.

Pedir ayuda a los Estados Unidos, que no la dan gratis sino a cambio de algo, pero que ayuden a bajar este monstruo, la violencia, el narcotráfico, la delincuencia, ya que no solo se apoderó de las cárceles sino que delinque, que asesina en las calles y policías y militares no pueden hacer prácticamente nada sino aconsejar no ir con mucha plata a depositar al banco, no usar bolsos grandes, no usar reloj, no usar el celular en la calle y en público, etc. Las personas hacen comentarios de la inseguridad, construir más cárceles, hasta particulares; no nos vamos a llenar de cárceles, los dueños serán los mismos capos. Tenemos que hacer la dura cirugía para arrancar las raíces de la corrupción, delincuencia; la misma que prometió el anterior gobierno y se burló, dado que no hizo cirugía alguna. (O)


José Ernesto Ortoneda

La construcción de infraestructura, la repatriación de los presos extranjeros, entre otras acciones –de realizarse–, son parte principal de un plan que debe ser fortalecido con la nominación de personal idóneo desde las autoridades a cargo, los guías, etc., hasta el último trabajador de las cárceles; que deben ser convertidas en verdaderos centros de rehabilitación en los que las personas privadas de libertad (PPL) aprendan un oficio, trabajen y produzcan, y así puedan ser reintegradas a la sociedad.

Se debe escoger personas comprobadamente honestas y responsables para llevar a cabo dicho plan del Gobierno, sobre el sistema carcelario, y de esta manera se terminen las matanzas y todo lo que se ha venido observando en los últimos tiempos. (O)


Kerly Morán

¿Qué opinar del plan del gobierno sobre sistema carcelario: construir infraestructura, repatriar presos extranjeros, entre las acciones?...

Opino lo siguiente: anuncian operativos, organizan planes de la Policía con las Fuerzas Armadas; por otro lado, el pueblo solo ve en carne propia los resultados de la delincuencia, la subida de los asaltos, de los crímenes, de los disparos, de la cantidad de delincuentes asaltando a los clientes de bancos, en los malls, en los centros o cascos comerciales, en los barrios. Lacras muy peligrosas entran al país moviéndose por todo el territorio. (O)