Barcelona SC ha caído en un hoyo profundo por varias razones. Ha perdido la identidad por responsabilidad propia del cuerpo técnico, y cuando hablo de identidad no tiene que ver con el estilo de juego, sino con la planificación de juego, que es muy diferente. Es muy repetido: el nivel de los jugadores no está en el mejor momento, el cuerpo técnico sigue insistiendo con los mismos jugadores a sabiendas de que no están en un buen momento. Por poner un ejemplo: en la defensa, Riveros, y sigue insistiendo.

Es una responsabilidad seria, porque cuando los técnicos pierden la brújula y los jugadores se dan cuenta, vienen estos bajones que son muy difíciles de levantar cuando son equipos que tienen mucha presión por parte de su hinchada, de la prensa y de los antecedentes; y Barcelona ha modificado mucho su manera de jugar desde que emocionalmente también se cayó. Es un conjunto de cosas, pero la gran responsabilidad la tiene el cuerpo técnico, no solo de alinear ni de entrenar, sino de mantener el estado de ánimo de los jugadores. Eso lo ha perdido Bustos, definitivamente.

Sigue insistiendo con jugadores que no responden, que están generando gratis problemas defensivos. El caso de Riveros es el más notorio, y Bustos no ha hecho ninguna modificación que pueda suplir ese déficit futbolístico que tiene el jugador; eso es un error importante. Sigue utilizando a Piñatares, que es un jugador que no está bien hace algún tiempo. Sigue con Mastriani, que es un jugador laborioso, pero no hace goles y es delantero, está contratado para eso. El número de goles que han hecho los delanteros de Barcelona es muy bajo en relación a lo que necesita un equipo que quiere ser campeón.

Nos dejamos entusiasmar por el tema de la Libertadores, pero los técnicos tienen que tener un asunto claro cuando llegan a Barcelona: tienen que responder por dos frentes, y hace mucho no encuentran el técnico que pueda hacer eso. Al inicio del año se decía que era la mejor plantilla que había hecho Barcelona en los últimos tiempos, y hoy ocurre que no es verdad. No responde Bustos, no veo una autocrítica hace mucho tiempo. Hay temas que se han venido uniendo y hay un director técnico que no ha sabido gobernarlos.

Los jugadores no están haciendo la ‘camita’, están en un nivel bajísimo y pobre de fútbol. Vienen en una secuencia de partidos en bajo nivel y por determinadas circunstancias han clasificado, pero no ganan partidos. En Quito no gana nunca, en el campeonato ya van cuatro partidos perdiendo. No es un tema de que los jugadores se pusieron de acuerdo para tirar abajo al técnico, es que el nivel de los futbolistas bajó y en esta pérdida de brújula se incluyó también al técnico, que en esta ocasión no sabe cómo solucionar el problema y sigue repitiendo los mismos errores de hace tres o cuatro meses. De que los jugadores se han puesto de acuerdo para dañar la imagen del DT, no estoy de acuerdo para nada. Barcelona lo que tiene que hacer es seguir luchando hasta el último. Veo un poco complicado el tema (de clasificar a la Copa Libertadores 2022), pero así no es la primera vez que se queda afuera: por culpa propia. (O)