Palmeiras dio un nuevo paso hacia el bicampeonato de la Copa Libertadores al clasificarse a semifinales luego de golear 3-0 a Sao Paulo la noche del martes en el Allianz Parque, una victoria que reforzó el empate (1-1) conseguido en el Morumbí.

El campeón defensor se quedó con el boleto a la siguiente ronda y con el llamado Choque-Rei, que enfrenta a dos equipos tradicionales de Sao Paulo, gracias a anotaciones de Raphael Veiga (minuto 11), Dudu (67) y Patrick de Paula (78).

La victoria del equipo que dirige el portugués Abel Ferreira, líder del título de la Libertadores-2020, supone un fuerte golpe para el tricolor paulista de los ecuatorianos Robert Arboleada y Joao Rojas Mendoza, cuyo equipo ha protagonizado un flojo inicio en el Brasileirao.

Ahora el Verdao, primer semifinalista de la Libertadores-2021, esperará en la siguiente ronda al vencedor de la llave entre River Plate y Atlético Mineiro. El Galo tiene la ventaja para el choque de este miércoles, tras haber vencido 1-0 en Buenos Aires.

Publicidad

Especialidad de la casa

El derbi paulista fue a pedir de boca del Palmeiras versión Ferreira, un equipo que se siente cómodo entregándole la iniciativa al rival, al que presiona en la salida en busca de un error que luego capitaliza a pura velocidad y desequilibrio.

Ese guion se reprodujo en el Allianz Parque, donde no vencía a Sao Paulo desde octubre de 2019, frente a un visitante que se hizo dueño de la pelota, pero que fue incapaz de cruzar la última línea adversaria.

El mediocampo palmeirense sofocó una excursión del ecuatoriano Robert Arboleda en su campo, le robó la pelota y, con la zaga desarmada, Zé Rafael desechó la marca de Dani Alves para luego abrir la pelota a la derecha.

Veiga, talismán del técnico portugués, recibió en esa banda y disparó con derecha, filtrando el balón por el palo que defendía Thiago Volpi.

Cualquier plan del técnico paulista Hernán Crespo debió derrumbarse como el cuerpo de su portero al ver la malla vulnerada, porque el partido entraba en una fase en la que Palmeiras se mueve como pocos.

Sao Paulo batalló por la igualdad, pero careció de profundidad. En la primera parte (19), Weverton solo fue incomodado en un zurdazo rastrero de Emiliano Rigoni al borde del área.

Publicidad

Urgido de emparejar la serie, Crespo ingresó al extremo ecuatoriano Joao Rojas Mendoza recién iniciada la parte final. Sin embargo, el libreto se replicó.

Sao Paulo siguió controlando la posesión y tuvo más movilidad en el área local, pero Weverton tuvo una noche tranquila.

Pablo pudo amargarlo (57) luego de recibir una habilitación de Rigoni, quien se metió entre líneas rivales, como el partido lo pedía, para después ceder el balón y dejarlo casi al frente del arco. Pero el disparo del delantero, ansioso, se fue por encima.

Palmeiras, invulnerable, jugó con la impotencia de su rival de patio, que alcanzó la cúspide con la expulsión del centrocampista Vitor Bueno (82), hasta salirse, otra vez, con la suya.

La defensa tricolor retrocedió desordenada. Danilo recibió una pelota en el límite del área y vio a Dudu sin marca. Se la pasó y el exvolante del Dinamo de Kiev la puso en el ángulo izquierdo de Volpi.

La doble herida hundió a Sao Paulo, que se partió y dejó espacios gigantescos entre defensa y ataque. El Verdao aprovechó el quiebre y lo liquidó con un zurdazo de Patrick de Paula, desde fuera del área, tras una pérdida del balón de los zagueros. Gol y clasificación con sello Ferreira. (D)