El esloveno Primoz Roglic (Jumbo-Visma) ganó este miércoles la cuarta etapa de la París-Niza, en las alturas de Chiroubles, siendo el primer triunfo de la temporada para el número uno mundial, haciéndose además con el liderato de la prueba. Roglic es el cuarto propietario del maillot amarillo en cuatro días de carrera.

El esloveno, de 31 años, se destacó a tres kilómetros de la llegada para entrar con una ventaja de 15 segundos sobre el primer grupo.

“Estoy contento por el equipo”, dijo el siempre parco en palabras Roglic, que poco después de cruzar la meta fue informado que su compañero de equipo Wout van Aert había ganado la primera etapa de la Tirreno-Adriático.

“Felizmente tuve buenas piernas. No era una etapa de montaña, pero el recorrido era difícil”, añadió Roglic, de 31 años, sobre el trazado accidentado de la jornada, con siete puertos de montaña y que acabó con una subida final de 7,3 km.

Publicidad

Además de por sus propias fuerzas, a Roglic le ayudó la destacada actuación de su equipo, que controló en todo momento la carrera gracias sobre todo al trabajo espectacular del neozelandés George Bennett y del holandés Steven Kruijswijk.

El alemán Maximilian Schachmann (Bora-hansgrohe), último vencedor de la prueba, se hizo con la segunda plaza delante del francés Guillaume Martin (Cofidis, Solutions Crédits) y del belga Tiesj Benoot (DSM).

El francés Julien Bernard (Trek-Segafredo), último superviviente de una escapada lanzada poco después de la salida, aguantó hasta menos de cuatro kilómetros de la llegada.

Por su parte, el británico Tao Geoghegan Hart (Ineos Grenadiers), vencedor del último Giro de Italia, fue distanciado tras una caída en los últimos 20 kilómetros y después fue trasladado a un hospital para ser sometido a exámenes médicos.

En la clasificación general provisional, Roglic supera ahora a Schachmann en 35 segundos y al estadounidense Brandon McNulty (UAE Team Emirates) en 37 s.

El jueves, los esprinters disponen de la última oportunidad de la semana en la quinta etapa entre Vienne y Bollène, con recorrido de 200 kilómetros en el Valle del Ródano, en el sentido norte-sur. (D)