El irlandés Sam Bennett (Deceuninck-Quick Step) ganó al esprint la primera etapa de la París-Niza, este domingo en Saint-Cyr-l’Ecole (Yvelines), por delante del campeón francés Arnaud Démare (Groupama-FDJ).

Bennett, ya vencedor de dos etapas en la reciente Vuelta a los Emiratos Árabes Unidos, logró el primer maillot amarillo de la prueba que finalizará el próximo domingo.

”Tenía las piernas un poco pesadas en los últimos 25 kilómetros pero tenía confianza”, declaró el irlandés, ganador además de dos etapas en la pasada edición del Tour de Francia.

En un falso llano en subida, el irlandés fue superior a sus rivales tras 166 kilómetros. Démare, habituado a ganar en la apertura de la París-Niza (2016, 2017 y 2018) aventajó al campeón del mundo de 2019, el danés Mads Pedersen, tercero en meta.

Publicidad

Una caída al inicio del último kilómetro perturbó el esprint, aunque sin poner en duda la superioridad de Bennett, el hombre del momento en los últimos metros.

“No nos enfadamos”, dijo el ganador, que agradeció el trabajo hecho por el danés Michael Morkov, su lanzador y hombre clave en el dispositivo del equipo Deceuninck.

Bennett, de 30 años, ya había ganado dos veces en la París-Niza, con los colores de su equipo precedente, el Bora-hansgrohe.

Fue una jornada nerviosa al final, con ardua lucha por la victoria en Saint-Cyr-L’École, en la que no faltaron las caídas. En una de ellas se tuvo que retirar el australiano Richie Porte, uno de los favoritos al triunfo final, quien dejó el liderato del equipo Ineos Grenadiers al británico Tao Geoghegan Hart.

Tras la primera jornada, Bennett lidera la clasificación general y por puntos. La de montaña es para francés Fabien Doubey (Team Total Direct Energie), la de mejor joven para el belga Jasper Philipsen (Alpecin-Fenix) y por equipos lidera el Israel Start-Up Nation.

El día fue completo para el Deceuninck, que además alcanzó el triunfo en la edición 43 del GP Industria e Artigianato que se corrió en Larciano (Italia), donde el belga Mauri Vansevenant se quedó con el triunfo, esta prueba se corrió en única etapa.

La París-Niza sigue este lunes con la disputa de la segunda etapa, que se anuncia favorable para los velocistas, el recorrido será entre las localidades de Oinville-sur-Montcient (Yvelines) y Amilly (Loiret), un trazado plano de 188 kilómetros, normalmente expuesto al viento. (D)