Con la ratificación de la suspensión de doce meses para el velocista ecuatoriano Álex Quiñónez, el esmeraldeño quedó fuera de los Juegos Olímpicos Tokio 2020 y dejó a Ecuador sin una de las mejores opciones de destacar en atletismo.

El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) no concedió a Quiñónez la medida cautelar de suspensión de ejecución que le fue impuesta por la Athletics Integrity Unit (AIU) tras determinar el organismo el cometimiento de tres faltas en la actualización de geolocalización para controles antidopaje.

Conocida la suspensión, el velocista publicó un video en redes sociales, en el que se disculpa ante la afición.

A todo Ecuador (quiero) pedirle disculpas por todo lo que está pasando, no sé ni cómo explicarlo, cómo decirlo”, inició Quiñónez.

Publicidad

El 1 de julio, la UIA suspendió provisionalmente a Quiñónez “por fallas de paradero” según las reglas antidopaje, situación que fue remitida al Tribunal Disciplinario, que confirmó el 26 de julio la sanción.

A decir del deportista, el problema de geolocalización fue derivado de un error involuntario y fortuito en la actualización de los datos de ubicación subidos a la plataforma Adams “por parte de la persona en quien delegué dicha labor”, explicó.

Con este argumento presentó una apelación ante el TAS, entidad que no dio paso al reclamo del corredor ecuatoriano, por lo que la sanción está en marcha.

“No estoy bien, quería darle una emoción a todo el Ecuador. No sé cómo pasó, no hay que echarle culpa a nadie, es una decisión de Dios, porque a cualquiera le puede pasar”, indicó el atleta.

Quiñónez llegó a Tokio con la expectativa de que la sanción se levantara y poder correr, incluso fue parte de la delegación ecuatoriana en el desfile inaugural de los Juegos Olímpicos.

“Solo quería pedirles disculpas, decir lo siento’; sabía que todos estaban emocionados con todo esto, pero lo siento de todo corazón y espero que esto continúe”, señaló. (D)