Nadie quiere spoilers (o que le arruinen el desarrollo de la trama antes de verla), por eso todos quieren entradas.

La codiciada idea de que en la última entrega de la saga de Spiderman: No way home (Sin camino a casa) aparezcan los Hombrearañas de las anteriores franquicias, Tobey McGuire y Andrew Garfield, junto con Tom Holland, el más reciente, ha dejado literalmente sin dormir a los fanáticos del superhéroe arácnido. Y todos quieren ser el primero en enterarse.

Desde hace menos de una semana, las cadenas de cine más importantes del país anunciaron en sus redes sociales la preventa de entradas para el estreno (16 de diciembre) y preestreno (15 de diciembre) de la película, a partir de las 00:01 de este lunes 29 de noviembre en sus aplicaciones móviles y sitios web. Muchos minutos antes de la hora pactada, los seguidores del personaje creado por Stan Lee ya habían corrido a estas plataformas, intentando ser los primeros en conseguir su entrada, como si se tratara del boleto dorado de Willy Wonka.

Por supuesto, la conexión masiva y precipitada provocó fallas en los canales virtuales de los salas de cine y con ello algunos inconvenientes en el servicio.

Publicidad

El comentarista deportivo y gamer Danilo Coello se considera uno de los seguidores más acérrimos de las producciones de Marvel, dice que es un ‘refanático‘, por lo que en lo posible intenta ir a todas las funciones de estas cintas en su día de estreno. Y en esta ocasión no iba a ser la excepción.

Desde las 23:00, recuerda, empezó a sondear las apps y portales de los cines para acceder a la compra. “Estaba también pendiente de las redes sociales y vi que en otros países, donde ya eran las 12 de la noche, las webs habían colapsado”. Ese hecho ensombreció un poco su intención, en especial cuando a las 23:30 la página de uno de los cines ya se había caído y a las 23:55 la de otra cadena. Pero se mantuvo actualizando los accesos, aunque se le cerraba la sesión cada tanto (pues es necesario crear una cuenta e iniciar sesión para tramitar la compra en línea) y debía conectarse repetidamente, incluso porque el sitio le arrojaba error en los datos de usuario.

A las 02:30 de hoy finalmente consiguió dos boletos para una función de preestreno en una sala tipo vip. “Justamente eran las últimas de la sala”, agrega; es decir que ya estaba todo ocupado para la función escogida.

La productora audiovisual Ana Laura Morquecho también escogió conectarse unos minutos antes de que se abra el servicio de venta en línea, alrededor de las 23:50 considerando que así podría tener más probabilidades de conseguir tiques de preestreno para ella, sus hermanos, primos y amigos. En total, diez entradas.

“Estábamos entre tres celulares y dos computadoras para poder acceder”, explica la joven, quien también alega que tuvo problemas en su conexión, sobre todo porque en el canal donde se conectó la sesión tenía límite de tiempo y esta se cerraba antes de concretar el pago. Además, tuvo que comprar sus pases en diferentes tandas.

“En Twitter leímos que no se podía comprar tantas entradas al mismo tiempo, por las restricciones de distanciamiento por el coronavirus. Entonces primero compré una entrada, recién a las 03:40″. Luego intentó conectarse nuevamente enseguida, pero las apps no le respondieron. El otro grupo de boletos los obtuvo a las 05:30 de hoy. A esa hora, reconoce, la compra fue más rápida.

Publicidad

Ana Laura no es la única que adquirió entradas en grupo, una estrategia que hacen entre amigos para supuestamente evitar que haya menos gente conectada y así no colapsar las webs. El ingeniero en marketing Ítalo Palacios comparte que alcanzó su entrada por medio de un amigo, aunque dice que vivió igualmente parte del “caos y desesperación” al no poder acceder a las direcciones virtuales de los cines y por los errores de carga durante la madrugada y horas de la mañana.

“Vimos que era un problema no solo de Ecuador, algunas cadenas de cines de otro países sacaron anuncios antes de la preventa (aquí) que por asuntos ajenos a su gestión la venta no iba a estar disponible”, añade Ítalo. En su caso, la compra se concretó a las 09:00, cuando los asientos para las salas especiales ya se había agotado.

En la misma línea que Danilo, el cineasta Marco Vera es otro megafan declarado del universo Marvel y en especial de la historia de Peter Parker como Spiderman, por lo que no se pierde ninguno de sus funciones en estreno. Todo desde que empezó la saga Avengers, afirma. Es de esperar que no se quiera perder la primera proyección de la cinta.

Pero en vista de la situación con los canales digitales de los cines, prefiere hacer el proceso tradicional: comprar sus boletos en la taquilla el mismo día del preestreno o estreno. Así lo hizo con Eternals y Black Widow, revela. Gracias a que es freelance, acude a las funciones en el horario cuando el resto de personas está trabajando, después del mediodía o a la media tarde.

“Yo era de los que iba al cine a las 20:00 y me quedaba haciendo fila hasta la medianoche, cuando cuando no habían entradas numeradas ni compras en la app. Es chévere sentir que uno es el primero en entrar a la sala y sentarse en el mejor puesto”, comparte. Ahora ya no compra tan anticipado y opta por escoger una hora menos movida para las funciones, que por lo general suelen ser más atestadas al finalizar la tarde y entrando la noche. (E)