La poeta y escritora española Elvira Sastre aseguró que “el respeto a las letras en América Latina es mayúsculo” porque “la poesía aquí se valora de una manera increíble y todo parte de una base educacional, en las escuelas, en la calle y en la sociedad”.

“Los grandes héroes son los y las escritoras, y eso se ve en todas partes”, señaló en una entrevista con EFE Sastre (Segovia, 1992) tras su parada en Quito, como parte de su gira por América Latina con el Tour Imposible, un recital de poesía intimista, social y feminista con música en vivo.

Que los países de la región latinoamericana sean “muy artísticos a todos los niveles hace que nuestro trabajo aquí sea más fácil”, explicó la poeta.

Publicidad

La ganadora del Premio Biblioteca Breve 2019 con su primera novela Días sin ti (Seix Barral), y autora de más de una decena de poemarios, inició sus giras en América Latina hace ocho años, tras una visita a la Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo).

Desde entonces, reconoce que gracias al aliento del público, la propuesta que sube a los escenarios ha ido evolucionando y es cada vez “más ambiciosa”.

Esta última gira latinoamericana comenzó el pasado 30 de marzo en México, para continuar después en Quito, Bogotá y Montevideo. Aún le quedan dos paradas en Argentina -en Buenos Aires y Córdoba- y el cierre final, que tendrá lugar en Santiago de Chile el próximo 15 de mayo.

Publicidad

El músico Manu Míguez y la cantante María Mur la acompañan en este espectáculo “difícil de definir”, pues la poesía se mezcla con ritmos electrónicos y sintetizadores.

Pero el camino no siempre ha sido fácil. La gira se llama ‘Imposible’ porque, en sus comienzos, se encontraron con muchas puertas cerradas y gente que les advirtió de lo “difícil que iba a ser conseguirlo”. Sin embargo, ocho años después llena patios de butacas gracias a la poesía.

Publicidad

Referentes latinos

Sastre tiene a la argentina Alejandra Pizarnik (1936-1972) y a la uruguaya Idea Vilariño (1920-2009) como grandes referentes de su poesía, y considera que este género “puede empujar al cambio” y combatir “el pesimismo”.

En el poema País de poetas, la escritora denuncia las consecuencias socioeconómicas de la crisis española de 2008, y relata que siempre suele recitarlo en sus espectáculos, aunque ahora le agrega “un mensaje de esperanza”.

“Estamos muy sobreexpuestos a todas las maldades del mundo”, argumentó Sastre, que intenta “poner el foco en la gente que está haciendo el bien”, matizó.

La escritora aprovechó así su altavoz para reivindicar una sanidad y educación pública de calidad, los derechos LGTBIQ+ o el cese de las violencias machistas y los feminicidios. Y se muestra contenta al constatar que existe una corriente de jóvenes poetas a nivel mundial que escriben sobre estos temas.

Publicidad

Sastre es además una referente para el colectivo LGTBIQ+ por ser un figura pública visible y normalizar las relaciones lésbicas en sus obras.

“Muchas lectoras me cuentan que gracias a mis libros descubrieron lo que sentían, lo validaron y eso es algo maravilloso. Pero, al mismo tiempo, me provoca mucha tristeza que este movimiento todavía necesite referentes”, confesó.

Llamado a creer en sí mismas

Con el Tour Imposible, Elvira Sastre hace también un llamado a que las mujeres crean más en ellas mismas, así como hizo su equipo con este proyecto.

La autora relató que el elitista y masculino mundo que conoció cuando se adentró en la poesía ha avanzado mucho, pero aún identifica conductas machistas como “sentirse infravalorada en algunos espacios” o “que la gente hable con los hombres del equipo” y no con ella.

Asimismo, al tiempo que está de gira, la segoviana aprovecha para presentar en América Latina su última novela, Las vulnerabilidades (Seix Barral).

En su regreso a la ficción, Sastre desentraña las secuelas que sufren las mujeres víctimas de abuso psicológico y sexual, y siente que “ha destapado una conversación interesante” en las presentaciones que está realizando en la región.

Pese a admirar el vigor y el poder de convocatoria del movimiento feminista en América Latina, lamentó que “a nivel legislativo hay mucho más atraso” para proteger a las víctimas de la violencia de género. (I)