Sus más golosos seguidores empezaron a calentar el hashtag #MasterChefEcuador en las redes sociales desde el fin de semana. Pues Teleamazonas promete que la tercera entrega del programa MasterChef Ecuador será “la temporada más extraordinaria”.

El show, el más visto en este canal durante el 2019 y 2020, regresa este lunes 15 de noviembre con el nivel más alto en sus nuevos concursantes.

Veintidós participantes demostrarán sus habilidades en la competencia gastronómica, los cuales fueron seleccionados en un proceso directo, a diferencia de las ocasiones anteriores, cuando se celebraba un macrocasting. En esa etapa los aspirantes solían recibir una cuchara de palo con el logo de la producción.

Las grabaciones del concurso arrancaron el 20 de septiembre, en locaciones de Ecuador y Colombia (Bogotá), donde se encuentra el estudio del programa y en donde se desarrolla gran parte de este reality de cocina.

Al espacio también regresan Erika Vélez, como la anfitriona del programa, y los chefs y jueces Carolina Sánchez, Jorge Rausch e Irene González.

María del Carmen Arellano, gerenta de Producción de Teleamazonas, confirmó que en esta reciente producción de MasterChef Ecuador se verá otra vez el pin del chef, el cual otorga inmunidad a los competidores que lo reciben. La insignia le permite tomar decisiones “que van a afectar a sus compañeros y a él mismo en la convivencia”, ilustra la ejecutiva del canal.

De acuerdo con la productora, los cocineros eliminados se enfrentarán nuevamente en las cocinas de Tiempo extra, un espacio que se emitirá los sábados. Aquellos que triunfen en esta etapa podrán retornar a la contienda culinaria, incluso en la mitad de la programación.

La tercera entrega de MasterChef Ecuador se transmitirá de lunes a viernes, a las 21:00. Se tiene previsto presentar 69 capítulos. Además de los premios monetarios, en esta ocasión el ganador se hará acreedor de un vehículo marca Chery.

En la producción del año anterior, el piloto quiteño Roberto Ayala se alzó como el ganador, gracias a una sopa de tomate al horno y ahumada, como entrada, a la que denominó “La sopa de la amistad”; para el plato fuerte se perfiló por una costilla de cordero en salsa de yogur con eneldo y menta, a la que llamó “El cordero a la redención”. Con Ayala llegaron a la final Carla Bresciani y Manuel Bustamante.