Decenas de emprendimientos han comenzado a reactivarse en los últimos meses, luego de los embates de la pandemia de COVID-19. La vacunación contra el coronavirus fue uno de los alicientes para el impulso de pequeños negocios.

Asimismo, la ubicación de plazas comerciales en diversas zonas de Guayaquil y Daule han propiciado que los emprendedores, algunos nuevos, tengan más espacios para ofertar sus servicios y productos.

Cuatro emprendedores conversaron con este Diario sobre sus expectativas ante los últimos meses del año, en los que generalmente se dinamiza la economía, así como su experiencia al haber instalado sus locales en plazas comerciales.

Al año del confinamiento en Ecuador: negocios que nacieron y cerraron en pandemia; otros siguen en la lucha

Marcela Iglesias, Freskit

Publicidad

Marcela Iglesias es propietaria de Freskit, un espacio de venta de legumbres y hortalizas en Romería Plaza, ubicada en el kilómetro 1,8 de la autopista Narcisa de Jesús, norte de Guayaquil.

Ella contó que por la pandemia de COVID-19, en marzo del 2020 perdió su empleo. Ante esto, comenzó a vender arroz a domicilio, para poder obtener réditos durante la época de cuarentena.

Marcela Iglesias es dueña de Freskit, un negocio de venta de legumbres y hortalizas, en Romería Plaza. Foto: Ronald Cedeño

Meses después, empezaron a ser proveedores de legumbres y granos para restaurantes. Ante la creciente demanda de productos, se estableció en Romería Plaza hace dos meses.

“Desde el inicio nos ha ido bien. Tenemos dos meses aquí, la aceptación de la gente ha sido buena, de hecho vamos a abrir otro local en La Aurora”, manifestó Iglesias.

Ella contó que la apertura del local en esa plaza comercial guayaquileña le ha beneficiado, por lo asequible del espacio. Además, continúa ofreciendo servicio a domicilio en Guayaquil, la avenida Samborondón y la parroquia La Aurora, en Daule.

“Tratamos de vender el producto, pero más trato de vender la atención. Porque al cliente siempre le gusta estar bien atendido, por una persona que esté al lado, pendiente de él”, sostuvo Iglesias.

Publicidad

Al principio comenzó expendiendo verduras y hortalizas en la urbanización La Romareda.

Marycarmen Pita, Studio 25

Marycarmen Pita trabajaba en una peluquería ubicada en Milán Plaza, centro comercial que queda en el kilómetro 12,5 de la vía Salitre-Samborondón.

Por la pandemia de coronavirus, este local cerró. No obstante, Pita y Fátima Alcívar decidieron arriesgarse y administrar el espacio. Luego de negociaciones con la antigua propietaria del local, ellas pasaron a dirigirlo.

En agosto del 2020, Marycarmen Pita y Fátima Alcívar, abrieron el local Studio 25 Beauty Salon. Foto: Ronald Cedeño

En agosto del 2020 abrieron de nuevo el local, al que llamaron Studio 25 Beauty Salon.

“Gracias a Dios ya tenemos un año, no nos podemos quejar. A pesar de que nos íbamos a quedar sin trabajo Dios nos dio una oportunidad. (El negocio) ya es algo propio y obviamente somos fuente de trabajo para dos chicas más”, explicó Pita.

Aunque han tenido meses difíciles, ella está optimista sobre los últimos meses del año, pues son los que más réditos obtienen, comparando con el año anterior.

“El tema fue muy duro en realidad porque la gente luego de la pandemia, sus necesidades mayores o primarias eran la comida, salud y la belleza es algo secundario, pero sí empezamos nuevamente a impulsar la peluquería con el tema de las redes sociales que es lo que mueve muchísimo”, dijo Pita.

Ella explicó que trabajar en una plaza comercial tiene más ventajas que puntos en contra, pero han podido mantener a la clientela por la calidad del servicio y la atención que ofrecen.

William López, Ozonopet

William López es veterinario y a diario atiende en su local llamado Ozonopet, situado en el centro comercial San Antonio, en el sector Mucho Lote 2, norte de Guayaquil.

En febrero pasado abrió este emprendimiento, aunque él lleva más de tres décadas laborando en la atención de animales.

En Mucho Lote 2, en el  centro comercial San Antonio, William López Vásquez tiene una veterinaria. Foto: Jorge Guzman

Contó que la pandemia también lo afectó en forma económica. Él laboraba en Los Ceibos, y por el alto costo del arrendamiento decidió cambiarse a Mucho Lote 2.

En esa plaza comercial vio una posibilidad para darle un nuevo aire a su negocio.

“La reactivación económica ha sido lenta, de todas maneras hay que esperar, tampoco podemos quedarnos de brazos cruzados, ojalá el próximo año la situación mejore”, sostuvo el especialista.

En el local, él ofrece servicio de baño para mascotas, corte de pelo, atención veterinaria, quirúrgica. Además, trabaja con terapias complementarias o medicina natural, como los tratamientos con ozono.

López atiende desde las 10:00 hasta las 19:00. Y de a poco, los moradores de Mucho Lote 2 empiezan a correr la voz de que existe un doctor veterinario operando en la zona.

El emprendimiento y comercio electrónico en tiempos de pandemia como fórmula para generar nuevos negocios

Rosa Vásquez y Joffre Intriago, Pizza Michelangelo

Semanas antes de que se confirmaran los primeros casos de coronavirus en Ecuador, en febrero del 2020, Rosa Vásquez y su esposo, Joffre Intriago, montaron una pizzería en la plaza comercial Sambo City, ubicada en el kilómetro 12 de la avenida León Febres-Cordero, en la parroquia La Aurora.

“Era un sueño de mi cuñado y mi esposo tener un local donde puedan disfrutar y deleitarse las familias y decidieron que (vender) las pizzas serían una buena opción”, explicó Vásquez.

Joffre Intriago atiende en su pizzería Michelangelo. Foto: José Beltrán. Foto: El Universo

No obstante, por la pandemia de COVID-19 cerraron durante tres meses. Vásquez explicó que el proceso de reactivación en esa zona ha ido mejorando en el último semestre.

Dijo que trabajar en el interior de una plaza tiene ventajas como la seguridad. Asimismo, el flujo de clientes se ha ido incrementando con el paso de las semanas.

“Tenemos muchas expectativas la verdad, con esto de que ya estamos vacunados la mayoría de personas, creo que comenzarán a salir más y mejorará la situación”, expresó.

Intriago es quien prepara las pizzas y otros platillos, además atiende a los comensales en el sitio.

Para el hombre, el sabor y la calidad es lo que predomina en esta época, después de la pandemia del COVID-19. Por ello, a cada cliente trata con cordialidad mientras ordena y espera su platillo. (I)